Saltar al contenido
Hola invitado, Acceder | Ayuda |

Cara angelical, cuerpo de mujer ¿imagen inocente?

Cara angelical, cuerpo de mujer ¿imagen inocente?

En una mañana antes de abrir el negocio, me aproximé a una cafetería a tomarme algo. Vi que había una chica al fondo. Tenía cara angelical, cuerpo de mujer ¿imagen inocente? Me estaba tomando el café y miré el reloj, pues desde la ventana de la cafetería divisé que una de las chicas ya había llegado. Entonces me apresuré.

La chica me estaba observando y se levantó de donde estaba, canceló lo que se tomaba. No le había puesto cuidado de su rostro antes, pero al acercarse, me doy cuenta que tiene una cara redonda muy bonita, cabello castaño y hasta me pareció que es pecosa.

Frente al mostrador le veo de espalda dándome cuenta que es ancha de caderas y colita parada, aunque menuda de estatura. La chica sale mirándome de reojo. Es muy discreta y tiene un buzo con escote notándose que no tiene blusa debajo.

Ya frente al negocio, abro la puerta en compañía de la chica trabajadora que me estaba esperando. Ya dentro del negocio ella me ayuda a ordenar algo.

Ve por la ventana que hay una chica joven desde la esquina donde está la cafetería que mira hacia acá y me avisa, a lo que yo le pregunto si acaso es una chica de jean y buzo de rayas horizontales.

-!Sí!, ¿tú la conoces?

-No, pero la vi en la cafetería, es muy bonita, pero… ¿está mirando hacia acá?

-Sí. Lo hace con disimulo.

-Um, ve y abre ya la puerta. Se me ocurre que está esperando que abramos para entrar.

Así fue. En pocos minutos vi subir a la chica mirando a todo el contorno de la casa.

-Vengo a preguntar por el trabajo.

-¿Trabajo de qué? -le digo para que ella misma se delate si ya sabe qué tipo de trabajo.

-Eh, entiendo que es negocio de chicas, me han dicho que me pueden aceptar.

-Me permites tu documento de identidad, por favor.

-Sí, por supuesto-saca del bolsillo del pantalón una billetera muy femenina de color rosado.

Observo detenidamente el documento comparando con el rostro de ella, tiene 22 años, pero había creído que fuese menor de edad, se lo manifesté, ella sonrió.

-No es la primer vez que me ocurre. A menudo me pasa.

-¿Por qué buscas este tipo de trabajo? Eres muy bonita y joven para estar aquí.

-Me peleé con mi novio y acabo de dejarlo. Bueno, he decidido trabajar en esto. Si es por la experiencia sexual, la he tenido con él, hemos hecho de todo, sé cómo complacer a un hombre.

-Pero aquí no encontrarías hombres de tu edad, muy variadas edades llegan a estos sitios. ¿Estás segura?

-Si no estuviera segura no estaría ahora aquí. Mejor me voy, en otro sitio no se negarán a dejarme trabajar.

La chica que estaba conmigo le detiene diciéndole:

-Espera, espera. Es por seguridad tuya y la nuestra hacerle este tipo de preguntas, tú debes comprendernos. Aquí se les trata bien a las chicas. Yo soy una de ellas y puedo dar fe que así es. Primero tienes que crearte un nuevo nombre con el que te vas a identificar como “chica” en este trabajo.

-Imagino que así es y ya lo tengo en mente, me llamaré “Jenny”.

-Mucho gusto, “Miriam” -dice la chica que me acompañaba en ese momento extendiéndole la mano a “Jenny” con una sonrisa.

-Mucho gusto, “Jenny”. – dice la nueva chica sonriendo y agrega

-¿Les puedo ayudar a arreglar?

-Bueno, claro que sí, ¿cierto jefe? -dice “Miriam” refiriéndose a mí.

-Bueno, ven, me podrías ayudar a recortar las porciones de papel higiénico con los preservativos, un condón por porción.

Terminada dicha labor, me pregunta “Jenny”: -¿Puedo seguir a las habitaciones? Quiero ver cómo están.

Cara angelical, cuerpo de mujer ¿imagen inocente?

La chica en pocos minutos se muestra implicada en su nuevo trabajo. Ya casi son las 10 am y no demora en empezar a llegar los posibles clientes, Miriam pregunta:

-Y cómo va a trabajar “Jenny”, con esa ropa? No me parece, la pueden identificar fácilmente cuando salga o a donde viva.

-Podrías empezar mañana -digo yo y Jenny contesta objetando.

-Me voy, pero ya no vendría mañana. Me puedo ir a otro lado.

Me deja pensando, le pregunto qué tipo de ropa interior lleva consigo y sin regañadientes se baja el jean. Lo que yo imaginaba, un panty en algodón de color azul celeste, en una palabra un “mata pasiones”.

-Quítate el panty y déjate en sólo jean -le indico yo.

Jenny sin reparo se despoja del jean, se despoja del panty. Su coño sólo tiene un pequeño nido de vello, es ancha de caderas, hermosas nalgas paradas.

Miriam hace un gesto que Jenny está muy bien de imagen.

Creo que con que se presente en jean y si el primer cliente que desee entrar a servicio con ella, le gusta que de entrada al quitarse el jean, descubre que no tiene panty, eso impacte. Sin embargo, Miriam dese saciar su morbo pidiéndole que nos enseñe las tetas. Se quita el buzo y efectivamente no tenía blusa y el sostén sólo cubre media teta, dejando ver que paraditas, sus areolas son rosadas, grandes, de venitas verdes notorias.

-¿Sientes frío?

-Sí, un poco.

-Con lo del sólo panty está bien, ya para mañana traes algo muy seductor con lo que te puedas sentir bien.

-¡¿Eso quiere decir que tengo el trabajo?!

-Sí. ¡Tienes el trabajo!

-¡Uy gracias! -dijo abrazándonos a las 2, a lo que agregó- Seré una putica muy implicada, ya verán! -decía muy emocionada.

Al otro día no apareció deduciendo que no volvería, lo mismo dijo Miriam.

Dos días después apareció antes de mediodía. Ya pensaba en decirle que no volviera.

Pero su actitud sumisa y dando explicaciones, me hicieron ceder dándole la oportunidad. Sonrió y dijo con alegría que se pondría para estrenar un body.

Miriam me hizo señas que yo había hecho bien en darle la oportunidad.

Dedujimos que la actitud de la chica era de una mujer efectivamente cariñosa, noble, enamorada.

Al regresar de haberse cambiado vimos un gran cambio.

Un body alto de cadera dejando ver un amplio escote aledaño a su zona pélvica, uno en “U” que dejaba entre ver la línea entre sus senos blancos con líneas verdosas de sus venas. Zapatos altos como norma de toda chica que desee trabajar en ello.

Llega el primer posible cliente del día, hay pocas chicas son las 11 am. Llamo a presentación y Carmen ahora como “Yesenia”, impactó por su imagen de niña buena.

Efectivamente fue la escogida. Dio la información y sin mayor esfuerzo, fue a servicio.

A los exactos 20 minutos la llamé, ella sale de la habitación de manera muy ordenada deja listo el reservado que ocupó.

No habían pasado ni diez minutos cuando llega otro. Este un hombre muy joven, bien parecido y respetuoso, se deslumbró por “Yesenia”. Ella le dijo que era su primer trabajo, pero no le dijo que ya había tenido servicio minutos antes.

A punto de entrar a servicio, después de una breve conversación con el joven, llega el anterior cliente, la llama por aparte, le dice sus deseos por volver a estar con ella.

Yesenia le dice que debe respetar el turno, pero ha llegado por casualidad el dueño y este le pide explicación, el anterior cliente ofrece más de la tarifa y el dueño decide dar prelación a este, diciéndole a Yesenia que si no había hablado al segundo de su tarifa, la elevara para que pudiera entrar de nuevo con el primer cliente quien ya era dinero asegurado.

Cara angelical, cuerpo de mujer ¿imagen inocente?

Yo no podía oponerme ante la decisión del jefe y Yesenia al volver donde el segundo cliente le dijo una tarifa elevada haciendo que el hombre desistiera de entrar en ese momento diciendo volver en otra oportunidad.

Al ir a golpear en la puerta por tiempo, Yesenia salió desnuda limpiándose el labio inferior. Le dije que en el cachete, en el mentón y en las tetas, tenía rastros de semen.

Yesenia molesta me dijo en voz baja: -El hijo de puta se vació en mi cara y boca. A eso había vuelto, quería follarme por la boca y a eso vino. Lo que me molesta es que lo hizo bruscamente. Ni mi novio nunca me lo había hecho así.

Le traté de tranquilizar diciéndole que en este trabajo suele ocurrir. Me miró con los ojos llorosos diciéndome: -Yo amo a mi novio, pero no daré marcha atrás, he decidido cortar con él.

Le acompañé al baño donde agregó: -Yo hubiera preferido entrar con el otro señor, se veía decente, este primer cliente ya le veía su intención desde que se fue.

-Ya la orden fue del jefe, yo no podía hacer nada.

-Esto es degradante -dice ella limpiándose el rostro frente al espejo y al mismo tiempo me miraba.

-Estás a tiempo… de seguir o no. Tú eres la única que decides.

-Yo amo a mi novio, pero desde ahora será parte de mi pasado. No volveré a “estar” con él.

-¡Presentación! -dice el jefe en tono fuerte. Yesenia ya no tiene tiempo de ducharse toda y se limpia con papel húmedo su coño, se coloca el body y sale rápido del baño a hacer fila de presentación.

Cuando cruza hacia la sala de presentación, el jefe se queda mirándola, me pregunta:

-¿Cuándo llegó esta chica?

-Hoy comenzó.

-Necesito que la ponga a tono. Se nota que no sabe atender. Dígale que hay que dar prelación a los clientes que ya están pagando a uno que aún no se decide. Que dé la información como se debe, con morbo para que el cliente se decida rápido o se vaya.

-Ella ya sabe jefe.

Minutos después la chica se acerca al jefe, le cancela el servicio, el cliente se hace detrás de ella, el jefe le pregunta el nombre para registrarla, ella contesta: -“Yesenia” El jefe le da el papel higiénico y el sobre del preservativo.

El andar de sus caderas es muy sensual. Cautiva.

Con apenas 2 semanas de trabajar, un día llega un señor a eso de las 11 am. Yesenia ya ha llegado. Llaman a presentación y la última entre 3 chicas que hay en el momento, es ella. El posible cliente queda sorprendido ante la juventud y belleza que emana Yesenia. Su piel blanca con venitas verdes la hace ver muy atractiva.

Cuando me acerco a preguntar si van a tomar algo, escucho claramente cuando él le dice que no creía que ella atendiese como una chica más. Ella sonríe. Yesenia pide un vino, él, una cerveza. Charlan animados y ella se acerca para pedir reservado cancelando lo correspondiente. Le entregó lo acorde con el servicio y ella sigue hacia el pasillo, él deja un espacio para observarle las caderas, ella es ancha de caderas, cola paradita.

Cine X

Pasados los 18 minutos, voy a golpear a la puerta. Ella se asoma a la puerta totalmente desnuda pidiendo más tiempo con dinero en mano. Se espera a que yo regrese con el otro preservativo. Al entregárselo, ella le está comentando a él que ha quedado un poco resentida de la mandíbula del movimiento de la mamada.

Al salir ella pide un vino más, él la otra cerveza para seguir charlando en la sala.

Al día siguiente Yesenia no va y… no regresa.

Ha dejado un vacío entre los clientes que la frecuentaban. Aún pasado un tiempo algunos guardaban la esperanza de volverla a ver allí.

Pero como los clientes como las chicas recorren la diversidad de negocios dedicados al sexo, una tarde aparece uno de los clientes asiduos al negocio.

-¿Sabe a quién me encontré? !A que no adivina!

-Si fuera adivina, no estaría aquí-contesté yo con cierta mofa.

-A una chica de aquí!

-¡¿Y eso, dónde?!

-Me imagino que en un chochal, conociéndolos a ustedes.

-¿pero a quién?

-A “Xirena”

Relato textual del cliente

-Pues te equivocas. Hay un sitio que es Teatro y Show que funciona de la siguiente manera: Uno llega, le hacen seguir, le dicen al que va por primer vez que allí:

“-Se proyecta cine de 8mm 5 películas de 10 minutos de duración cada una. Terminada la ronda, sale a Tarima una chica a realizar show de striptease. Y empieza la ronda de nuevo. Es rotativo, no tiene que cancelar más, sino el consumo y ya otra cosa lo arregla con la chica.”

Hay una chica pendiente a indicarle si este paga la entrada, para que siga a la sala de proyección en medio de la oscuridad de dicha sala. Esta chica es turnada según como vayan llegando clientes, su objetivo es que le “acompañen”.

Yo soy cliente de hace años, pero hace rato no iba por allí. Entré, pedí una cerveza como es lo habitual. Ya casi siempre veía las mismas chicas, por lo cual yo no había vuelto. Pero después de un rato vi que cruzaba una chica en medio de la luz de proyección de los filmes; de contextura menuda, ancha de caderas. Entraba y salía de las sala con cierta constancia. Me tenía ya intrigado, ya que conociendo las tradicionales chicas, esta se me hacía desconocida.

La chica estaba pendiente como las otras a ver quién nuevo llegaba para ir a atenderle, pero también me daba cuenta que estaba ocupada con uno de los clientes.

A partir del momento que entré, empecé a contar, siempre con la idea de que pronto sería el show. Pero tuve que esperar las 5. Para mi suerte la chica que salió a show era una de las mismas de siempre. ¡Vaya rollo! Ahora me tocaba esperar la otra ronda para saber que chica saldría a show al terminar la ronda.

Veo cruzar a la chica, pero me parece esquiva, llamo a otra para preguntarle cómo se llama la chica a la cual yo describo. La chica que ya me conoce me dice:

-“Julieth, se llama Julieth”.

Tengo paciencia e impaciencia por que pasara el otro tiempo. Ya en vísperas, estoy atento. Estoy atento por si llaman a alguna de las chicas.

La voz desde la cabina de proyección y sonido:

-“Julieth es solicitada a cabina de sonido, Julieth, es solicitada a cabina de sonido.”

2 minutos después, se vuelve a escuchar el llamado. La chica que yo había descrito si correspondía a ese nombre y cruza rápido hacia la cabina de proyección y sale de la sala. Ya finalizaba el 5to film y se apagan las luces. De la puerta del costado izquierdo arriba de la tarima, se ve salir una imagen femenina que espera la proyección de las luces y el sonido de la música.

La chica empieza a mover rápidamente sus nalgas al ritmo de la música sin dar la cara, de espalda colocando sus manos contra la pared que hace de pantalla. Se va corriendo hacia el lado derecho hasta llegar al otro costado, pero sin dar la cara.

Me tiene intrigado, estoy atento a verle el rostro, pero no nada! Así baila todo ese tema. Es un mix de música electrónica. Termina un poco cansada de ese primer tema.

Le sigue “Sex Bitch” de David Guetta. Da la cara, pero tiene máscara, un antifaz que sólo le cubre los ojos en forma de mariposa.

Empieza un 3er tema y se suaviza la música como el ritmo de la chica.

Se despoja de la blusita quedando en sostén, lo desabrocha, lo mantiene para luego deja ver por completo sus senos. Unos senos con areolas grandes, rosadas hinchadas, se ven duritas. Se quita un panty quedando en otro, se despoja entonces de la máscara y adivina quién es?, mi querida Rubiela…

-No me vas a decir que es…

-¡Sí, la preciosa “Yesenia”! Se quita el hilo dental y vaya que coño tan hermoso! Apretadito. Ya desnuda dura varios minutos desnuda hasta terminar el tema y se apaga la luz, saliendo por la puerta del costado izquierdo por donde antes salió.

Empieza de nuevo la misma tanda de videos.

Pasa una de las chicas y la llamo. Se acerca, de manera cordial me pregunta que se me ofrece y le pido que me llame a “Julieth”.

Burdel X

-Con gusto -dice la mujer pero hace la ronda preguntando si alguien desea tomar algo para luego salir de la sala para regresar con las cervezas pedidas de los clientes que le solicitaron. Intento decirle si le dijo a “Julieth”, y me dice:

-¡Ya!

Abren la puerta y es ella, se acerca y vaya sorpresa, la hermosa “Julieth” se sienta a mi lado:

-Que deseas hablar conmigo?-me dice de forma muy directa, nada tímida como la veía yo aquí (donde Rubiela).

-No te acuerdas de mí? -le pregunto.

-Sí te he visto antes, pero no sé dónde.

-No te suena el nombre de “Yesenia”?!

-¡Ah! Tú eres cliente de doña Rubiela?!

-¡Sí, preciosa y mira donde te vine a encontrar!

-Sí, ¿cómo es la vida? ¿Y qué estás consumiendo? ¿Cerveza? ¿Me vas a invitar a un vino?

No supe que decir a lo que ella dice:

-Aquí no es caro, sólo 7 mil… O vas a tomar algún servicio? -se me acerca al oído para decirme con cierto morbo:

-Te hago una mamadita bien rico aquí mismo en la sala mientras ves películas, ¿sí?

No podría creer lo que oía de parte de ella, ella insiste: -Anímate!… (al oído mío) Lo que te valen 2 vinos.

La miro y ella empieza a refregarme por encima del pantalón, que si no la detengo me corro allí mismo sin apenas sacarlo. Al detenerla ella insiste:

-Lo de 2 vinos, una mamadita o si quieres relación completa con penetración entonces si toca en el reservado y toca pagar aparte.

-¿Y cuánto es?

-30 Bien atendido.

Era ahora o nunca y saqué un billete de 20, ella dice ya traigo las vueltas. De momento dudé, pero aguardé a que tenía que volver. Antes de salir de la sala otro hombre la llama, ella se le acerca y le dice ya volví. Temí que atendiera a él y no a mí.

Regresó con la cerveza y un vino para sentarse al lado de este. Me sentí traicionado y estafado, ni siquiera me miraba. Me sentía a punto de estallar. Charlaron unos minutos y ella le dice algo al oído. El hombre se esculca del bolsillo de la chaqueta el dinero, pero mientras la mirada la hace al bolsillo, ella me hace una seña. Ella le recibe el dinero y se para de allí. Se me acerca y me doy cuenta que tiene papel higiénico en mano. Me da las vueltas de los 20 mil y empieza por extraerme el miembro que ya lo tenía erecto, casi viscoso. Lo masajea levemente mirándolo en medio de la oscuridad, apenas con la escasa luz que da el reflejo de la pantalla.

Se agacha de medio lado y lamiéndolo al contorno, lo engulle arriba-abajo con un sonido de (duah-duah) constante. Interrumpe, mira a la pantalla, me pregunta:

-¿Te gusta?

-¡Me encanta!

Lo engulle de nuevo con más morbo, le da lengüetazos, lo engulle, se levanta unos instantes, se ve un hilo de líquido viscoso de mi pene al labio de ella.

Sé que los demás nos miraban. Sí, en ese momento somos observados por otros, yo encantado. La muñeca más bonita del sitio y la que yo siempre apreciaba. Pero me parecía inalcanzable en el otro negocio, me estaba dando una extraordinaria mamada sin pero alguno.

Se abre la puerta y entra a la sala una que chica que mira a fondo de toda la sala preguntando en voz alta:

-“¡Julieth!, ¡Julieth!”

Julieth levanta la cabeza y levanta la mano:

-¡Aquí!

La otra le hace una seña de fácil entendimiento: La necesitan en la puerta. Julieth dice que ya sale.

Le pregunto qué pasa, a lo que me contesta lo que ya percibía yo:

-Me necesitan en la puerta… Ya vengo.

Se para y sale de la sala. Aparece la chica que la llamó y la llamo para preguntarle quien es el que la requiere, la chica me contesta:

-Es el novio.

-¡¿Cómo?!- exclamo yo (Yo algo sabía del noviecito que tenía, pero no imaginé que llegara al negocio donde ella labora como una de las chicas de allí) La chica me afirma que es el mismo, el joven está enamorado y ha tolerado que ella esté trabajando allí.

La veo entrar en jean, vestida y creo que se va a ir. He perdido lo del resto de la mamada, mi corrida en la boca de ella. Pero ya con las ganas entonces decido que en un rato llamaré a otra chica, quizás la que me ha hecho el favor de darme el dato de “Julieth”.

Al verla de nuevo, le pregunto el nombre: -“Marleny”

La veo atractiva y empieza una conversación simpática de los 2. Me desinhibo y ya pienso en ir por más dinero, preguntándole dónde queda cerca un cajero electrónico.

Salgo y voy por el dinero, voy decidido a gastar sin importarme cuánto.

Tan pronto como vuelvo, la chica está ocupada, además el dueño me dice que habrá en unos minutos el Show de fin de mes por lo cual debo pagar aparte por dicho show.

Tengo dinero en el bolsillo y decidido a gastar. Pago y entro a la sala, las luces de la tarima, están encendidas, la sala está llena pero he pagado por estar en primera fila.

Hay una demora en la llegada de todos los que pagaron con anticipación días atrás, en la ubicación de todos. El propietario y el de cabina observan que ya está la sala llena y es hora del evento.

Cara angelical

Saluda a todos los presentes y anuncia que el primer show ya será presentado por un hombre que habitualmente es llamado para ello. El hombre levanta la mano saludando desde la tarima. El momento del sorteo y es escogida la chica.

La mujer y el hombre han terminado sudando por todo su cuerpo, el semen de él sobre la espalda y nalgas de ella a la vista de todos los presentes, ya que los de atrás pueden ver claramente a través de la misma pantalla dado que es proyectada allí.

Hay un descanso de 15 minutos y de nuevo aparece el dueño, pero esta vez en la tarima. En esta oportunidad solicita un voluntario entre el público. Parece que nadie se quiere animar a salir a tarima, por pena o porque según la mayoría casi siempre son las mismas chicas.

Finalmente aparece uno que se decide, que al apreciar. Nada atractivo de cara, pero de contextura fuerte.

Ahora es que chica va a ser la escogida. El propietario llama a tarima a 3 de las chicas por el nombre a que suban para que el público la escoja.

Primer nombre: -¡Natalia! (ella está en babydoll de color negro, como su cabello corto, de piel blanca)

Segundo nombre: -¡Isabela! (rubia, parecida a otra de nombre Gina; Isabela es de tex blanca, cabello rubio ondulado, vestido de baño negro enterizo)

Tercer nombre: -¡Julieth! Apareció pero en jean, vestida tal como la vi cuando salía.

La decisión es unánime: “Julieth” gritan casi todos, los que no gritan, aplauden la decisión. Ella se sonríe ante todos y las cortinas se cierran.

Minutos después se abren las cortinas y aparece la pareja, pero Julieth en un muy sexy babydoll de color rosado trasparente que le llega a la mitad de nalga sin sostén e hilo dental de color rosado también trasparente por delante, zapatos de plataforma.

Todos aplauden, se ve preciosísima. Empiezan a besarse con lengua, mucho morbo.

La mano del voluntario extrae una teta de ella para sobarla, la de ella. Llega al bulto de él para pasar por debajo del interior. La polla de él ya está erecta ante el tacto de ella.

La mano de él ahora recorre el cuerpo de ella a llegar a la concha, le da dedo. La imagen proyectada en la pantalla afirma que si ha hecho inserción el dedo en la vagina.

Se agacha el para chuparle la teta descubierta y seguido la otra teta. Silencio total en la sala.

Se arrodilla ella y extrae por completo el pene de él, lo lame al contorno y a lo largo, la lengua con la punta recorre todo el falo desde los huevos hasta el glande que se ve brillante. Ella mira al público y engulle el falo en su totalidad dentro de su boca.

Hay aplausos y silencio total. Sube, baja con ritmo, el voluntario mira a ella y al público.

Pasados 2 minutos, él la tiende de frente sobre el lecho y abre la concha rosada de Julieth para que todos observen. Se ve en pantalla en el color rosado de su interior.

Comienza a lamerle la raja y el clítoris, le introduce un dedo, 2, 3 y hasta los 4 dedos.

Ella exclama, eleva las caderas, se aferra a los tendidos, aprieta los labios de su boca mordiendo el labio inferior.

Se retira para colocárselo de nuevo en la boca de ella, mientras extrae el condón del sobre, se lo coloca y abriendo la concha de ella, este embiste a Julieth, la imagen en pantalla se nota entrando con cierta presión pero en toda su longitud.

Entra y sale una y otra vez en ritmo. Le eleva las nalgas sobre los hombros de él, le da palmadas en las nalgas de ella sin detenerse en la constante entra sale.

Le dice algo al oído y ella se pone en 4, dando la imagen desde atrás, luego de medio lado para que él vea como le estruja las tetas que se mueven en vaivén adelante atrás.

Ahora él se acuesta bocarriba y ella se sube sobre él dando cara al público inclinándose hacia atrás, viéndose como el pene entra y sale. Se incorpora ella hacia delante quedando sentada. Ella mira al público, ya se nota algo de cansancio, de sudor, gime constante, las tetas se sacuden adelante atrás, exclama un “fuu” de cansancio.

Se para y hay un comentario entre ella y el voluntario. Ella parece decirle que ya está cansada, mientras el trata de mantener su erección. Ella vuelve a decirle algo, entonces él se quita el condón y se lo engulle a ella en la boca, la sujeta del cabello hacia él, mira al público. Eleva él la mirada cerrando los párpados, empieza a contraerse, ella deja entre abrir los labios y sale esperma por la comisura de los labios de ella, algo de semen se queda sosteniendo en la quijada de ella que va cayendo lentamente mientras ella continúa tragando. Retira su boca y enseña al público con la boca abierta que ha recibido el esperma de él en su totalidad.

En la pantalla se ve muy bien. Hay aplausos, ella cierra su boca, se limpia con la mano el esperma que queda en su quijada.

CINE XXX

Se cierran las cortinas y la gente empieza a salir de la sala, otra se queda para pedir licor, hacer grupos. Aparece Marleny que se dirige a mí, me pregunta:

-¿Cómo te pareció el show?

-¡Muy bueno! -dije, pero deduje que ella esperaba que yo le pidiese que ella me atendiese. Como no le dije nada, me pregunta:

-¿Estás esperando a Julieth? Me parece que ella va a entrar a servicio al reservado, la vas a esperar?

-Eh, ¿van a proyectar más cine?

-Ya no, ya ahorita es sólo consumo de cerveza o licor o si va a entrar a servicio con alguna chica de las que quedan, algunas ya han salido o están de salida.

Ya desanimado por lo que me decía, pensaba en irme e ir a otro negocio de mujeres, no quería quedarme con las ganas.

Se abrió la puerta y apareció Julieth que yo antes conocía como “Yesenia”.

Vio que yo aún estaba y me dijo desde la puerta:

-¿Me esperas unos 20 minutos? Estoy ocupada o… ¿te vas ya?

Me levantó la posibilidad, el ánimo y dije que yo la esperaba. Estaba con el mismo babydoll con el que hizo el show de pareja. Salí segundos después al pasillo, le pregunté al dueño por ella, este me contesta:

-Está ocupada-mirándome con cierto asombro de mi cornudez, añadió:

-Está en “Reservado”, se demora unos minutos, ¿la va a esperar?

Marleny que sale de la sala dice:

-Yo le dije que ella se demora. Está haciendo lo que más le gusta, lo mismo que usted ya vio en tarima: ¡mamar y pichar!

Tuve la valentía o la cornudez de esperar. A los 20 minutos salió del pequeño reservado en el babydoll rosado limpiándose la quijada y los labios y detrás de ella un hombre que apenas se arreglaba el saco. Se dirige al baño y al salir me invita a entrar a la sala buscando un rincón tranquilo y oscuro.

-Vamos a terminar lo que tenemos pendiente -dijo Julieth.

Sentado me puse cómodo, ella extrae mi polla, se inclina de medio lado a engullir mi ansiosa polla de sus labios carnosos.

Los que aún se mantienen en la sala de proyección, se dieron cuenta de lo que ocurría en este rincón. La hermosa que hacía más de media hora realizaba show de sexo en vivo, de nuevo lo hacía en un costado de la sala. No se levantaba de entre mis piernas.

Se levantó a mirarme, miró alrededor para volver a agacharse. Ya era hora, me relajé e hice que mi ser dejara eyacular mi esperma dentro de la boca de “Yesenia”. Ahora “Julieth”. Levantó su cara y con la servilleta se limpió su boca y mi pene que se empezó a poner flácido. Ella misma me guarda la polla agradecida, me da un beso en la boca, seguimos hablando y me dice que si yo ya salgo. Nos ponemos de acuerdo y salimos los dos, la acompaño a tomar su transporte.

Veo en ella a una chica muy implicada sexualmente. Tenía cara angelical, cuerpo de mujer ¿imagen inocente? Y lo mejor de todo: estaba decidida a seguir viviendo del sexo.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *