Saltar al contenido
Login | Registro | Ayuda |

Cómo chupar un coño

Cómo chupar un coño

Decía mi abuelo “quien no sepa como chupar un coño tendrá la mujer comida por otro hombre” y no se equivocó. Chupar coño no solo es una experiencia divina y placentera, sino que es muy poco frecuente entre los hombres. Las mujeres caen rendidas ante los hombres (o mujeres) que saben cómo chupar un coño. Por ello les mostramos esta guía.

Quinatesencia: Gratis en Steam
 

Momentos antes

Es muy importante tener en cuenta que chupar un coño, aunque es tan sencillo como bajar ese pantalón, meter los labios y lengua en esa cavidad carnosa, no es recomendable hacerlo con quien sea. Para algunas personas chupar un coño es tan íntimo como follar con penetración. Aquí les dejamos unos tips de lo que podría suceder antes de comerse la almeja.

Higiene en la mujer

No hay nada más mata pasiones que un coño sucio. Al igual que sucede con los hombres y los penes que hieden a orina, es recomendable que a tu pareja sexo afectiva, follamigo/a o quien sea haga una parada por el sanitario y lave su cosita antes. No es lo mismo el olor del PH vaginal a un olor fuerte por varios días sin limpiar la cueva. Ya sabes ¡lávate bien allá abajo!

Precauciones

No todo es limpieza, también es precaución. Ante toda relación sexual es muy importante tener nuestros cuidados de salud al día. No estamos diciendo que a cada pareja le hagamos un chequeo de ETS, pero tampoco es no tener en cuenta esta realidad actual en el mundo.

ETS y los chochos

Tal vez cuando nos inviten (y es el objetivo de la guía de como chupar un coño) a deshojar la margarita, sea importante saber los signos visibles de enfermedades de transmisión sexual por si acaso. No queremos verrugas o herpes en la boca por andar de distraídos.

Los dedos de el/la come coños

Es muy importante que antes de comer un delicioso y suculento coño carnoso, lubricado con sus jugos naturales, en la intimidad de tu hogar (o zona pública) es importante tener en cuenta lo siguiente. Cortarse las uñas, limárselas y tener una buena higiene. Parecerá mentira, pero si quieres hacer que el orgasmo sea un hecho (y asegurar ese coño por otros días más) deberás cuidar tus manos. Créeme ¡las usaras mucho si quieres hacer gemir a tu pareja!

Sexo oral para mujeres

Juego previo

Al coño no se pasa así sin más: que te digo yo. El juego previo es fundamental ¿Quieres que te llamen como Sir Chupa Coños de las pantaletas mojadas? Pues procura no ir directo al clítoris. Primero prepara el escenario: bésala, acaríciala, pregúntale si puedes comerle el coño, escucha que quiere y como se mueve el cuerpo. Cuando vayas a bajar, primero besa o usa tu lengua en la entrepierna, en los muslos, no vayas directo al coño. Hazla desear que esa lengua desflore esa rosa.

No lamas un coño seco

Es importante saber que un coño seco y sin jugos es un coño no preparado. Además que puedes lastimar si no lubricas antes. Aunque pudiera recomendarse lubricantes con sabor a base de agua, preferiríamos que el deseo sea quien abra esas aguas. Es importante seguir el ritmo de tu pareja, acariciar su coño con delicadeza, invitar que el deseo humedezca ese coño ¡y ahí! Es cuando puedes comerte esa fruta divina.

Partes del coño

Un poco de anatomía básica. Para saber cómo chupar un coño es necesario saber cómo está compuesto un coño ¿cierto? En este sentido, es importante conocer sus zonas. Cada una de estas zonas oculta un “punto” que puede desencadenar el placer. A continuación te los mostramos con cuidado. Recuerda, siempre es importante dialogar con tu pareja que partes preferiría ser lamida, aunque improvisar puede ser una ventaja a veces.

El punto G: punto orgásmico

Es importante conocer la ubicación de este punto. Como posiblemente uses los dedos en algún momento de la faena, es importante tener en cuenta la lubricación. El clítoris no solo es el guisante que vemos en la vagina exterior: es todo un sistema interno. El punto G se encuentra a 5 centímetros en la pared superior de la vagina. Si tu lengua es lo suficientemente larga para comerlo: Hazlo. Si no, podrás usar tus dedos ¡siempre arqueados!

Otro tips sobre el punto G

Esa parte es sumamente sensible, pero es mucho más sensible cuando se está bien lubricada. Incluso, de tocarla con tu dedo, a la par de tu lengua en el clítoris, puedes asegurar una corrida segura. Recuerda preguntar siempre. Pero lo mejor de esta zona es que te avisa cuando la compañera está punto de correrse. Cuando se ponga rugosa la superficie: estás haciendo un buen trabajo.

Sexo oral

Punto A: Asombrosamente sensible

Nos dice la una sexóloga “el punto A se localiza a unos 7.5 centímetros de los labios vaginales, ubicado en la parte más interna de la vagina que se encuentra cerca de la vejiga”, es un punto sumamente sensible y puede ser extremadamente placentero. Pero no es recomendable si es primera vez que lo buscas. Es un punto difícil y amerita práctica.

Posiciones perfectas para encontrar ambos puntos

Si lo que quieres es bastante libertad, te recomendamos las siguientes posiciones: la mujer boca abajo y su pareja detrás de ella, de forma que los dedos toman mayor movilidad por la parte superior. También está aquella en que la mujer se sienta en el borde de la cama y la pareja sexual arrodillada delante. Y por último, la mujer en posición de “4 patas” y su pareja sexual tras ella, con la misma ventaja que en la primera, aunque con mayor profundidad.

Técnicas

Es importante no caer en la monotonía a la hora de comer un coño. Si quieres saber cómo comer un coño es muy importante la innovación, la construcción del deseo, los juegos previos y las necesidades de tu pareja. Recuerda: No trata sobre ti, sino sobre el coño que te comes. Tampoco es desvincularte de la experiencia completamente. Disfrútate ese coño y permite que la otra persona goce un montón.

Ritmos de comer el coño

No todo puede ser una sola lamida, una sola velocidad. Lo ideal es que puedas alternar entre los ritmos con lo cual la lengua come el coño. Puedes bajar la velocidad al inicio, cuando lames los labios, las paredes internas, incluso el mismo clítoris. Y después, según la intensidad del encuentro, la cara de tu pareja, los movimientos de la pierna, puedas aumentar la velocidad.

No todo es la lengua

Es importante entender que la lengua no es un pene erecto, mucho menos una herramientas rígida. Es flexible y tu mejor aliada. Puedes usar tus labios para besar, hacer vibraciones que la llevaran al clímax, incluso abrazar el clítoris con tu labio. Puedes incluso, con mucha delicadeza ¨chupar los labios¨ o morder ciertas partes de los muslos. Todo dependerá de lo traviesa que sea tu pareja.

El abecedario

Hay una técnica famosa que se ha leído mucho en las redes. Parece que mientras comes el coño, en esa faena, puedes hacer el abecedario con la lengua. “Escribir las letras” en el clítoris de tu pareja puede ser interesante, en el sentido que permite usar varios ritmos y distintos movimientos. El Clítoris es sensible de arriba abajo, de izquierda a derecha, así que usar tu lengua para eso puede ser una ventaja.

Aliado con los dedos

Mientras comes un suculento coño puedes ayudarte con un dedo o dos. Esto dependerá de la cantidad de lubricación y la estrechez vaginal. Aunque cabe recordar que la vagina se ensancha en la medida de la excitación y lubricación. Así que puedes usar un dedo para estimular el punto G mientras lames el clítoris. Cuidado de no cansarte o generarte un calambre. Recomendamos el dedo medio por su flexibilidad, tamaño y dureza.

Cunnilingus

Alíate con tu pareja

Otra técnica interesante y muy excitante es la de pedirle a tu pareja que se estimule el clítoris mientras lames allá abajo. Aunque el espacio puede ser muy reducido, puedes dedicarte a masturbarla con tus dedos mientras se estimula el guisante. Luego tomas las riendas, y viendo como lo estimulaba (las direcciones, la intensidad, los toques) lo repites con tu lengua. Aprender va de la mano por observar cómo se hace.

El arte de comer un coño correctamente

Es importante escuchar a tu pareja. Ningún experto en el arte de comer coños se hizo de un día ni por tanto ver porno. Todo dependerá de tu escucha activa de las necesidades de la dueña de ese coño. El ritmo de las manos, la lubricación y las tembladeras de pierdas son buenos signos. Si en cambio te alza por los cabellos y te levanta de la zona de juego ¡perdiste!

Es importante escuchar

Te darás cuenta cuando lo hagas bien: empujaran tu cabeza, te dirán que lo hagas con más rapidez/intensidad/fuerza. Escucharas esos gemidos emitirse y como algunas veces el aliento se le escapa ¡ataca con toda las fuerzas! Es importante mantener el ritmo o acelerarlo cuando se llega al orgasmo. Así aseguraras que puedas encajar el otro clímax.

Innova, crea, produce placeres

Puedes usar hielos para bajar la temperatura de los labios y la lengua ¡pone a millón! Pero no a todas les gusta. Puedes usar caramelos de menta pero con precaución: puede ser contraproducente. Usar lubricantes de sabores, hacer que ella lubrique tu dedo con su saliva.

Concluyendo la guía de cómo chupar coños

Lo que se te ocurra puede ayudarte en estas situaciones. Es importante escuchar a tu pareja y construir la forma en como comerse ese coño. Ten en cuenta que crear el ambiente es fundamental. No dejes que la timidez mate tus ganas de comer coño, ten confianza y todo saldrá bien.

Entra al grupo de Telegram ahora

Entra a la comunidad de Erotismo Sexual en Telegram. Podrás consultar tus dudas sexuales, te divertirás y disfrutarás. Además en el grupo compartimos fotos y vídeos que seguro te encantarán; y algunos contenidos de las reviews. Te esperamos dentro 😈 ENTRAR 😈

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *