Saltar al contenido

Cómo hacer un buen cunnilingus

Vamos a explicar cómo hacer un buen cunnilingus. Son consejos de una mujer para los hombres.  ¿Dominas el arte del sexo oral? ¿O quizás no has tenido la oportunidad de intentarlo todavía? Entonces sigue leyendo, y te convertirás en un experto.

Sex Shop de María Ramos

Buenos preliminares: la clave del buen amante

La mayoría de las mujeres aman lo oral (yo me incluyo), así que hacerlo bien es una de las claves para una gran vida sexual. Hacer un buen cunnilingus es una parte esencial de los preliminares del sexo, pero también puede ser una experiencia sexual completa por derecho propio. Además, excitarla oralmente significa menos presión para el acto sexual, ya que se complacería a la mujer (especialmente si es multi-orgásmica) y el hombre no necesitaría estar excelente durante la penetración.

Así que en este artículo voy a enseñarte cómo averiguar exactamente lo que le gusta a cada mujer, y cómo darle el mejor sexo oral a tu amante.

Cada persona es diferente

Una de las cosas más importantes para recordar aquí es que todas las mujeres son diferentes. Lo que funciona para una podría no funcionar para otra; y lo que funcionó anoche podría no funcionar esta noche.

¿Dónde te deja eso? Con muchos experimentos por hacer (¡pero al menos será divertido!).

Lea consejos, pruebe diferentes cosas, mezcla las cosas tanto como pueda hasta que haya desarrollado unas cuantas técnicas geniales entre las que pueda alternar.

Cómo hacer un buen cunnilingus

ES importante que escuches y prestes atención durante cada gesto, caricia o estimulación. Cada una de ellas provocará un estremecimiento diferente en el cuerpo de la mujer. Por tanto lo que tienes que hacer es comprender si esa acción le gusta. Si no le ha gustado, cambiar. Y si le ha gustado, repetir. Siempre alternándola con otra acción. Piensa en los suspiros y los gemidos: ellos son la clave para averiguar si tu amante está excitándose más.

No olvide, ni apresure el sexo oral

Muchos chicos se saltan el oral o lo hacen sólo por unos minutos. Esto es un gran error (y en mi opinión bastante egoísta). Un buen amante le muestra a su pareja que el placer de ella es importante para él.

Darle por vía oral también ayuda mucho a excitar a la mujer. Esto hace que su nivel de excitación suba hasta el suyo, y se asegura de que ella disfrute de su encuentro tanto como usted.

¿En cuanto tiempo tienes que parar? Eso depende de la chica. Hasta que los orgasmos sean buenos, pero puede que te pida que pares antes de eso. Al menos tienes que continuar hasta que esté bien lubricada y encendida. Después la penetración será mucho más placentera y menos dolorosa.

Cómo hacer un buen cunnilingus: Empieza despacio

Un error clásico del cunnilingus es que uno se zambulle con la lengua, adentrándose y alejándose de la vagina rápidamente. Esto no te va a llevar a ninguna parte (y puede ser incómodo para la chica involucrada).

Piensa que para hacer un buen cunnilingus se empieza muy despacio. De hecho, comienza alejándote de su vagina. Bésale los labios, el cuello, los pechos, el interior de los muslos. Hazla desear que tu boca contacte con sus excitados labios genitales y… disfrutará más.

Cuando finalmente llegues allí con besos dulces, evita el clítoris por un tiempo. Besa y lame a su alrededor sin tocarlo.

Cómo hacer un buen cunnilingus

De nuevo, cuando llegues al clítoris, empieza lentamente. Hazle cosquillas con la lengua y sólo lentamente empieza a añadir más presión a tus movimientos.

Quieres acceder a su interior conquistando antes el resto de su cuerpo. Es la mejor forma de complacer. Esto será mucho más efectivo para excitarla que ir directamente al grano.

Cómo hacer un buen cunnilingus: Sé creativo con la lengua

La superficie plana en la parte superior de la lengua es suave y flexible, mientras que la punta es más dura y puede ejercer más presión. Puedes usar la parte completa de su lengua al principio, tal vez moviéndose a la punta después. O también puedes alternar. Todo depende de ti. Pero siempre comprueba las reacciones de tu cómplice sexual y evita los gestos que no le hagan disfrutar tanto.

Mantenga la lengua plana y suave y chupe desde la parte inferior de los labios hasta el clítoris al principio. Si a ella le gusta eso, puedes seguir adelante.

Mueva la lengua con movimientos hacia arriba y hacia abajo, o de un lado a otro. Pero mantenga un ritmo lento al principio y luego auméntalo. El clítoris es sensible al principio, por lo que ir derecho hacia él fuerte y rápido con la punta de la lengua es probable que lo haga contraer… y se pierda la magia. Todo es cuestión de probar.

Cómo hacer un buen cunnilingus: Varíe sus movimientos

Vale la pena observar. Comience a realizar acciones diferentes con la lengua y vea qué tipo de movimiento provoca gemidos de placer. Si la chica se muerde los labios o no puede contener gritos de excitación, entonces continúe. A algunas nos puede gustar más un buen cunnilingus que el propio acto sexual. No nos prives de ese placer. Pero siempre comprobando cada reacción.

El truco clásico aquí es tratar de deletrear el alfabeto con la lengua. Cuando encuentras una letra, o parte de una letra, que la hace gemir, ese es el movimiento que debes seguir haciendo.

Necesita mantener ese ritmo, pero comience a acelerar gradualmente y presione más fuerte a medida que gime más fuerte. Recuerde, gradualmente en este caso significa en el transcurso de varios minutos, no segundos.

Sexo oral a mujeres

Y no descuides el resto de sus genitales, no todo se trata del clítoris. Muchas mujeres tienen un parche sensible sólo a un lado del clítoris, por ejemplo. Lame allí y verás qué reacción tiene.

Cómo hacer un buen cunnilingus: Póngase cómodo

Si lo estás haciendo bien, es probable que lo estés haciendo durante bastante tiempo, así que es importante que te pongas cómodo.

Se trata de dos cuestiones. El primero es el dolor de cuello, que puede ser manejado cambiando de posición. Hacer que se siente en un sofá o en el lado de la cama con usted entre las piernas puede funcionar. Alternativamente, trate de ponerle una almohada debajo del trasero para levantar ligeramente la zona de apoyo. Así no te tendrás que inclinar.

Sexo oral para mujeres

En segundo lugar, hay dolor de lengua. Si tu lengua comienza a cansarse, tómate un tiempo y chúpale suavemente el clítoris o besa alrededor del área vaginal. Después de un par de segundos puedes volver a lamer.

Cómo hacer un buen cunnilingus: Usa tus manos

Si estás en la posición correcta, puedes acariciar simultáneamente su cuerpo con tus manos mientras tu lengua está ocupada. Los senos, la parte interna de los muslos y la parte posterior de las rodillas son zonas erógenas, así que acariciarlas la hará sentir muy bien. Pero siempre comprobado sus reacciones. Esa es la clave. Si aplicas estos conejos ya sabrás cómo hacer un buen cunnilingus. Aprende otras prácticas sexuales y todo lo que necesitas saber sobre sexo en esta web.

Sé que a tu esposa, novia o amante le gusta sentir su sexo recorrido por tu lengua. Y por eso te doy consejos para el cunnilingus, especialmente para hablarte sobre cómo hacerlo bien, porque las mujeres son lo más bonito del mundo y hay que complacerlas. Algunos consejos más…

Ten mucha paciencia

Como si fueras una araña tejiendo con sensibilidad y utilizando para ello un instrumento poco usado en la vida. ¿Sabías que la lengua es el músculo más grande del cuerpo? Tendrás que fortalecerlo y manejarlo con soltura. Ten paciencia porque en algunas ocasiones hay que dedicarle un tiempo antes de que la mujer termine y para ello tendrás que hacerlo con mucho cuidado, ya que si le duele perderá el clímax y tendrás que volver a empezar.

Escuchad sus sensaciones

Es imprescindible. Mientras trabajas ahí abajo siente sus gemidos, sus temblores y sus arañazos a las sábanas. Su cuerpo debe moverse hacia arriba y hacia abajo, se derrita con cada caricia o se comprima con un movimiento brusco o un mordisco más fuerte de lo normal. Encuentra sus zonas erógenas, haz que su piel se erice, que sus piernas tiemblen, que su excitación se convierta en sudor caliente, que su respiración se entrecorte, que su vientre se mueva llevado por el deseo… Eso es el objetivo que debes marcarte parque la mujer vea que eres un buen amante.

No te canses

Descansa tu lengua cuando la sientas cansada, alternando tus lametazos con un juego de dedos. Pero cuando hagas esto no te ciegues en introducir muchos dedos en el agujero del deseo: con el simple roce es suficiente para mantener la excitación. También puedes jugar con el clítoris, ya que ha muchas mujeres le gusta más que ser excitada ahí que en los labios de la vagina. Pero recuerda que no debes parar, porque una vez lo hagas perderá el clímax y deberás volver a empezar desde el principio.

Lubrica lo necesario

Hay mujeres muy húmedas y muy secas, cada mujer es un mundo. Si te encuentras una vagina seca, deberás dejar un poco de saliva con tu lengua, pero no dejes que gotee nunca porque posiblemente será desagradable. Si ves que la mujer lubrica sola con la excitación, entonces ya tienes ese trabajo hecho y podrás centrarte en los otros puntos. Sea como sea, si lo haces bien, siempre acabaréis los dos llenos de transpiración, fluidos y saliva.

Cunnilingus

Durante el orgasmo

Como bien hemos dicho anteriormente tienes que escuchar sus sensaciones, pero aquí más importante que antes, porque tienes que sentir cuando su cuerpo está a punto de llegar al orgasmo para conseguir que sea más fuerte de lo habitual. El momento previo a la tempestad es crucial para intensificar tu placer en ella: acelera tus movimientos (sin pasarte), trata de ser más profundo y agota todas las fuerzas que te queden. Entonces tu chica gozará más y se sentirá totalmente complacida.

Después del orgasmo

Hay algo que debes saber: normalmente las mujeres cuando terminan no son como los hombres. Ellas piden que continúes un poco más después del orgasmo porque siguen sintiendo excitación durante unos segundos. Entonces sentirás un momento brutal donde la chica gritará como una loca, su cuerpo entero temblará, sus manos no pararán quietas, su vientre explota… Pero tú aguanta entre sus piernas como un valiente, esperando que su fluido inunde tu boca igual que querrás que ella haga lo mismo cuando te lo haga a ti.

Tras el sexo oral

Has terminado y has hecho un buen trabajo. Puedes sentirte orgulloso de ti mismo. Estarás cansado, sudado, inclinado… pero ha merecido la pena. Ahora sube a la altura de tu pareja y abrázala como si no hubiera un mañana. Puedes rozar tu mejilla con la suya. Notarás el rostro de felicidad a tu lado. Sella el acto con un beso lindo: A ellas no les importa tanto notar el sabor de sus fluidos.

Repite

Si has seguido mis consejos es muy posible que tu chica te pida repetir siempre que se pueda. Complácela. No te niegues nunca. Pero en cada ocasión trata de innovar: Muerde un poco más fuerte, aguanta un poco más con la lengua dentro, introduce un dedo un poco más hondo… Lo que sea, pero siempre poco a poco y evitando que sienta dolor. ¡Felicidades! Has seguido mis consejos para el cunnilingus y has vuelto loca a tu chica. Sigue así.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
María Ramos

Siempre he sentido pasión por el erotismo. Pero no de una forma vulgar, sino desde la sensualidad y el deseo del buen arte. Y por eso hablo de todo ello en mis artículos. También cuento mis experiencias sexuales en Secretos íntimos y vendo material casero en mi Sex Shop.

correo María Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *