Saltar al contenido
Hola invitado, Acceder | Ayuda |

Cuckolding: El cornudo consentido

Cuckolding: El cornudo consentido

Sabemos que la infidelidad es una de las razones por las que las parejas suelen terminar sus relaciones. Sin embargo, hoy existe un nuevo fetichismo que busca este tipo de engaño, real o imaginario, para conseguir placer y mejorar la relación de pareja Se trata de Cuckolding, o el cornudo consentido.

¿Qué es el cuckolding?

Esta práctica sexual fetichista consiste en que una mujer se relaciona con otro hombre y luego le cuenta a su pareja lo que ella ha experimentado en este encuentro o que éste actúa como espectadora durante la relación sexual. Curiosamente, a partir de este momento, la pasión en la relación renace de nuevo.

En esta práctica, los cornudos son aquellos hombres que permiten a su pareja o esposa tener sexo con otros hombres mientras él sólo se sienta y observa. En muchas ocasiones, son ellos los que animan a sus parejas a realizar tales actos, donde tienen sexo con otro hombre para conseguir más excitación sexual, tanto por la parte femenina como por la masculina.

El término cuckolding

El término no debe confundirse con voyeurismo. Este último es el acto de observar a otras personas desnudas, en ropa interior o teniendo relaciones sexuales sin que se den cuenta para excitarse.

Para las personas que hacen el cuckolding, deben dar la libertad de expresar su sexualidad es una fuente considerable de excitación que puede convertirse en fetichismo.

La práctica del cuckolding

Se dice que el cornudo es el estilo de vida alternativo de más rápido crecimiento. Ya sea que las parejas lo vean como un juego de fantasía o como una realidad. Atrae a mujeres y hombres a niveles primarios, intelectuales y sociopolíticos. De hecho, se le ha llamado fetichismo intelectual.

Una persona que practica el cuckolding se excita sexualmente por la fantasía o la realidad cuando su pareja, a la que considera atractiva, tiene relaciones sexuales con otra persona. Generalmente se suele dar con alguien similar a su alter ego.

El origen

La excitación producida por este tipo de situaciones puede tener su origen en la experimentación vicaria de la relación sexual que está acostumbrada a tener como protagonista. En otras palabras, de alguna manera actuar como espectador aumenta los niveles de excitación.

No podemos olvidar el papel que tiene la transgresión en la moralidad, tanto para mujeres como para hombres. Para el primero, representaría el contacto con lo prohibido a través de la ruptura de las normas sociales de la monogamia y para el segundo, el acto de empujar a la pareja a transgredir.

Cuckolding

Una encuesta ha revelado que el 58% de los hombres. Y un tercio de las mujeres han tenido fantasías alguna vez con tener parejas cornudas de forma consentida.

¿Qué estamos buscando con este fetichismo?

Los expertos dicen por qué esta práctica sexual puede atraer a cierto tipo de personas, en su mayoría hombres:

  • Para algunos, se considera una variante del masoquismo. Sentirse humillado por la pareja es importante para los proponentes de esta variante. Pero el hecho de que los practicantes de esta modalidad no se sientan atraídos por otras formas de sadomasoquismo significa que esta opción se descarta de alguna manera.
  • Según otros estudios estudios consideran que no sería una forma de ser dominado sino de dominar, ya que es el hombre quien decide cuándo y bajo qué condiciones es engañado.
  • En otros casos se puede creer que es una forma de escapismo, es decir, que sus defensores lo utilizan inconscientemente para evitar sus propias responsabilidades sexuales en otro hombre.
  • También hay quienes creen que el hecho de convertir a las mujeres en objetos hipersexuales, tremendamente deseados por otro hombre, mientras uno piensa que sigue siendo su «dueño», hace que la gente lo sienta como un símbolo de estatus.
  • Enmascarar la bisexualidad es otra posible explicación. Hacer pensar que es ver a la mujer tener la relación es la que produce la excitación. De esta forma se aprovecha esta máscara para observar a un hombre sin encubrimiento haciendo el acto sexual, podría ser otro motivo de su práctica.

Cualquiera que sea la explicación, es claro que aquellos que lo practican libre y conscientemente disfrutan plenamente de este fetiche. Está en la libertad y en las necesidades de cada ser humano ponerla en práctica o, por el contrario, calificarla como un acto impuro.

¿Una experiencia positiva?

Según un estudio reciente la práctica o fantasía de los cornudos puede ser una experiencia muy positiva para muchas parejas, o sólo un signo de debilidad.

Sin embargo, es imprescindible que los miembros de la pareja tengan una gran confianza y respeto a la hora de llevar a cabo este tipo de relaciones y que sean tomados como un juego con el que avivar la llama de la pasión. En otras palabras, se trata de que los dos se conecten y disfruten de estos actos, sin demandas ni presiones.

Puedes ver más definiciones relacionas con el sexo en nuestro diccionario sexual.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Nota media: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *