Saltar al contenido

El éxtasis del sexo místico

El éxtasis del sexo místico

En el momento en que una persona busca el éxtasis en el plano místico, se está entregando a una experiencia diferente, donde se mezcla el placer físico con el placer espiritual. A partir de ese momento disfrutará del sexo como nunca lo había hecho antes y controlará mejor su cuerpo. Es el el éxtasis del sexo místico.

Converge con Dios

Es lo que los espiritistas parecían converger en el afecto por Dios, logrado con la armonía interior y el control del alma. En el momento en el que el padre se une contigo, el matrimonio del otro mundo se cumple con el Dios en el ser profundo.

Ese es el punto donde se originan los deseos de nuestros cómplices, que son sólo reclamos hacia nosotros mismos en el reflejo de los demás.

Cuando estamos perdidos en el mundo físico, nuestra desconexión de lo superior hace que las conexiones sexuales sean brutales ante la alegría transitoria del éxtasis sexual, complementando la relación sexual y aumentando la carga de la separación después del clímax. Esa inclinación está sustancialmente más unida a las mujeres. Después del éxtasis, pierden la asociación que habían logrado y tienen la sensación de ser abandonados.

El éxtasis del sexo místico

La prueba que tendremos que superar es la de comprender la sorprendente calidad de lo sexual y la fusión de nuestras actividades con Dios. Lo sucedido en el mundo físico está siempre supervisado por Dios. Por lo que la sexualidad está unida a Dios de alguna maneara. Tener esto presente es fundamental, para alcanzar el éxtasis total, en conjunción con Dios. La sexualidad es una demostración que nos devuelve a la naturaleza de nuestra esencia y representa a nosotros mismos en plena felic¡dad.

Comprensión del sexo místico

Cuando entendemos a nuestro cómplice interior, el sexo místico se abre, para reglarnos el mayor éxtasis que podamos sentir. Como un todo, tenemos un hombre y una dama interior, nuestro yang y nuestro yin. Nuestras perspectivas dinámicas y abiertas.

Como Dios es uno, y Dios será Dios, es un hombre y una dama, requerimos la vitalidad ajustada de ambos géneros para terminar con nosotros cuando buscamos reconocernos en el mundo físico. Esa pareja externa generalmente no es el hombre o la dama externos. Puede ser una llamada del yang o yin, lo que tengo que terminar.

Las personas que experimentan la fase de no-violencia física, o sexo místico sin contacto. Buscan el sexo interior para lo que ellos llaman en el afecto por su hombre y señora interior, cuando logran ajustarse, atraen la naturaleza celestial en ellos y Cristo va a el santuario que será esa fusión de almas.

Esta investigación es también la vida en el mundo físico donde la dualidad se comunica en la partición de los géneros. La demostración sexual, las energías de uno y otro intentan unirse a través de la combinación de cuerpos.

Sexo místico

Como criaturas multidimensionales que parecemos ser, todo tiene múltiples niveles de conocimiento. Nuestra parte de la criatura busca en ese momento su realización física, mientras que nuestra doble vitalidad en desequilibrio (4D) intenta terminar en la vitalidad del otro sexo para atraer a los dioses y lograr el sexo místico.

El surgimiento de la kundalini como un cable de recepción al paraíso para atraer el llamado a lo Divino, simplemente sucede cuando las energías se consolidan buscando el equilibrio interdimensional. Hay que superar niveles: el 3D (plano físico), el 4D (sensaciones y meditaciones en equilibrio) y finalmente el 5D con el hallazgo de Dios en ambas almas que  otorga la calidad del sexo místico.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *