Saltar al contenido

El hombre que mira

El hombre que mira

El hombre que mira es una película erótica italiana dirigida por Tinto Brass. Un profesor, al que la mujer le acaba de dejar por otro, empieza tener fantasías eróticas. Una obra cargada de exhibicionismo y voyeurismo.

Sex Shop de María Ramos

Créditos de la película El hombre que mira

  • El hombre que mira es una película erótica italiana dirigida por Tinto Brass. Hay buenas escenas eróticas, algunas traspasan los límites morales.Título original: L’uomo che guarda
  • Año: 1994
  • Género: Drama, erótico
  • Duración: 97 minutos
  • País: Italia
  • Director: Tinto Brass
  • Guión: Tinto Brass, Alberto Moravia
  • Reparto: Katarina Vasilissa, Francesco Casale, Cristina Garavaglia, Raffaella Offidani, Antonio Salines, Martine Brochard, Franco Branciaroli, Ted Rusoff
  • Puntuación: 4.7 puntos

Argumento de la película El hombre que mira

En un colegio de Roma un profesor tiene depresión. Su mujer le ha dejado por otro hombre. Está desesperado y hará cualquier cosa con volver con ella. De hecho tiene sueños eróticos con ella… estando despierto.

Mi opinión sober la película El hombre que mira

Anoche vi la película El hombre que mira y tengo que decir que no es una gran película erótica, pero tiene elementos diferentes. Tinto Brass es un maestro de la seducción, y lo demuestra incluso en sus peores obras. Y esta que tratamos no es mala, ciertamente tiene momentos muy excitantes, dando prioridad al deseo de mirar. Nosotros, los espectadores, somos cómplices del protagonista, que hará un viaje sexual con la mirada. Además del sensual voyeurismo, también tenemos escenas de gerontofilia que se mezcla al de exhibicionismo, mostrando un erotismo diferente a lo visto (al menos por mi parte). Puede que esto último no guste a muchas personas, pero a otras puede que sí.

El hombre que mira

La crítica de la película El hombre que mira

Podemos decir que en esta película la sexualidad destaca por encima de otras temáticas, pero las actuaciones resultan forzadas. Y eso que se llegan a traspasar los límites del erotismo (en las escenas de gerontofilia). Aunque a su favor podemos decir que las situaciones no terminan de ser del todo creíbles, a pesar de las sobreactuaciones. Hay desnudos integrales y escenas de sexo casi explícito (ya que hay sexo explícito pero no está bien enfocado). El mayor defecto es el guión, ya que propone una trama casi inexistente. Esto sumado a las malas actuaciones, podemos decir que la única curiosidad de esta obra es su temática sexual, ya que seguirla medianamente con atención acaba siendo una quimera. Y por cierto, el cameo de Tinto Brass es horroroso.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
María Ramos

Siempre he sentido pasión por el erotismo. Pero no de una forma vulgar, sino desde la sensualidad y el deseo del buen arte. Y por eso hablo de todo ello en mis artículos. También cuento mis experiencias sexuales en Secretos íntimos y vendo material casero en mi Sex Shop.

correo María Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *