Saltar al contenido

Embarazada y mamándosela a un extraño

Embarazada y mamándosela a un extraño

Hola amigos. Como ya sabéis estoy embarazada y debo contenerme con el sexo, aunque estoy con las hormonas que me subo por las paredes. Hace unos días tuve un antojo… y cómo no decidí satisfacerlo. Espero que os guste mi experiencia.

Era un día muy caluroso. Yo estaba sola en casa. Julio no llegaría hasta la noche. Tenía muchas ganas de hacer una mamada. Sólo hacer una mamada porque el médico me prohibió mantener relaciones sexuales (a Julio lo tengo a dos velas, je je). El caso es que entré por casualidad en contactos de Milanuncios y encontré un anuncio de un chico que quería que una chica se la mamara. Como era justo lo que me apetecía hacer le respondí y estuvimos hablando vía email. Me pareció un poco precipitado. El hombre era un cuarentón casado, con coche, pero sin sitio y sólo disponía de 1 hora para tener un encuentro sexual. Estuvimos a punto de dejarlo, pero finalmente quedamos en un lugar público. Lo que me echó para delante fue que era casado, que tuviera coche y no tuviera mucho tiempo. Sería un calentón rápido y adiós, justo lo que necesitaba.

Embarazada y mamándosela a un extraño

Julio y yo somos una pareja liberal. Todo lo que hacemos nos lo contamos. Sin embargo en esta ocasión me dio morbo hacerlo a sus espaldas, ya que no sabría nada la noche. Sería como ponerle los cuernos. No suelo hacer las cosas así, pero en esta ocasión me apeteció y decidí hacerlo. Ya iba todo el camino con las braguitas húmedas. Estaba deseando dar con ese hombre y tener un encuentro rápido, que sacie mi deseo sexual. Pero por otra parte también iba nerviosa: No lo conocía de nada, era la primera vez que hacía algo así y además estaba embarazada.

Llegué antes que el hombre. Estuve esperando como 15 minutos hasta que llegó. Los dos estábamos nerviosos. El hombre no sabía cómo acercarse para preguntarme si era yo. Había más gente por esa zona, pero al ver que estaba esperando finalmente se acercó y nos dimos cuenta que éramos nosotros. Montamos en su coche. Como hacía mucho calor y no teníamos ningún sitio para ir, ya que si hubiéramos ido a un descampado no hubiéramos estado cómodos a esas horas del día, le propuse ir a mi casa. Por el camino me estuvo contando que venía de un pueblo de fuera. Que había dicho que era de la misma ciudad de donde yo era para dar con una chica que no conociera, ya que de conocerla le daría mucha vergüenza porque estaba casado de verdad. Me enseñó hasta el anillo. Otra cosa que me comentó fue que buscaba tener una chica para aventuras esporádicas, pero tenía que ser muy discreta y dispuesta para los momentos que tuviera libres. Me pareció todo genial y seguimos adelante.

Embarazada y mamándosela a un extraño

Entramos en mi casa. Para evitar que los vecinos pudieran ver que íbamos juntos, por si a caso, entré primero yo y después él. De todas formas no nos cruzamos con nadie. Una vez entramos y cerré la puerta el hombre empezó a manosearme por todo el cuerpo, a desnudarme y a calentarse. Yo estaba un poco cortada y me dejaba hacer. Incluso fue él quien empezó a lamerme el coño, ya que yo estaba como parada entonces. Pero enseguida se la sacó y yo empecé a mamársela con deseo. Volví a sentir esa fantástica sensación de hacer una mamada a un desconocido. Es más, es sinceramente lo que más morbo me da en el sexo. Me levanté un segundo para que volviera a meterme mano, mientras se masturbaba. Y cuando quise bajar por segunda vez para volver a comérsela, entonces se corrió. Y anda si se corrió. Tiro mucho esperma. Me salpicó parte en el vestido y el resto cayó al suelo. Siendo sincera tengo que reconocer de que me quedé con ganas de mamar más polla. Y ahí terminó todo porque después de correrse le traje papel para que se limpiara, limpié el suelo y se marchó. Comentó que estábamos los dos bastante nerviosos como para disfrutar en plenitud, pero que otro día quedaríamos de acuerdo por email para otro encuentro. Aunque de momento no he vuelto a recibir un email de su parte.

Por la noche cuando se lo conté a Julio por una parte le dio morbo, pero por otro le dio algo de miedo porque había quedado con un extraño estando embarazada. Por suerte no pasó nada y me dijo que como ya conocía a ese hombre podría volver a quedar con él, pero para quedar con otro desconocido que se lo comentara antes. Y así quedamos nosotros.

Anterior | Secretos íntimos | Siguiente

¡No te pierdas!

Ver películas eróticas online   Ver pack de fotos hot
Ver escándalos sexuales de famosas   Ver películas porno online
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (4)

Diego

Que pena vivir tan lejos porque sabes que mi polla esta para cuando lo desees además ya la has visto en foto y en mi foto d perfil también puedes ver mi glande que esta esperandote ,a y decirte que si t gusta el esperma ibas a estar d suerte porque no s el porque pero desde bien pequeño eyaculó bastante ya s que no importa mucho pero es para que lo sepas por si un día m la mamas

Responder

Excitante!

Responder

Enverdad Las embarrass Dan mucho morbo.
Me encantan

Responder

Súper excitante una embarazada qué morbazo xd

Responder