Saltar al contenido
Hola invitado, Acceder | Ayuda |

Los placeres ocultos

Los placeres ocultos

Los placeres ocultos es una película erótica de 1977. En ella vemos la relación de dos adolescentes, pero mancillada por la infidelidad con una mujer casada y un hombre mayor gay. Estamos ante una de las películas clasificadas S y con muchas relaciones sexuales que rompes los tabúes sexuales de la época.

Créditos

  • Los placeres ocultosTítulo: Los placeres ocultos
  • Año: 1977
  • País: España
  • Duración: 98 minutos
  • Género: Drama, homosexualidad, infidelidad, erótico, diferencia de edad
  • Director: Eloy de la Iglesia
  • Reparto: Simón Andreu, Charo López, Germán Cobos, Beatriz Rossat, Antonio Corencia, Antonio Iranzo, Ángel Pardo, Antonio Gamero

Argumento de Los placeres ocultos

El presidente de una compañía bancaria, se enamora de un joven con novia. Sin embargo tratará de ocultar su condición de gay, para que su amigo no le rechace. El chico del que está enamorado es heterosexual, tiene novia y la engaña con una mujer casada mayor que él. Además, una vez que ambos se juntan, el empresario le invita a gozar de una puta y finge que él se acuesta con la otra.

Review de Los placeres ocultos

Estamos ante una película de una calidad mediocre, pero que destaca por sus escenas eróticas y los tabúes sexuales que sobrepasa. Estamos ante una obra muy transgresora. Sin embargo, a pesar de la calidad que tiene, es valiente y aporta valor a la cultura nacional. Y es que la ambientación de la época es magnífica. Expone con liberad de expresión los placeres ocultos de los deseos más oscuros. Acaba resultando casi bizarra, pero ante todo resulta curiosa. Estamos ante un retrato duro y descarado, que refleja los miedos y las dudas de la sexualidad, a finales de los 70.

Los placeres ocultos

Por tanto estamos ante un retrato de época, valiente y dura. Su falta de calidad la compensa con la ambientación y el realismo de estas sórdidas relaciones. No sólo refleja la España de los 70s, también las relaciones sexuales, los miedos de los homosexuales y muchas cosas más. Es de admirar que Los placeres ocultos se publicara tan sólo dos años después de la muerte de Franco. Por momentos resulta previsible, pero por momentos sorprende con diálogos bien construidos y ese desazón del desamor. No hay mucho morbo, ni ternura. Predomina el término medio en cuanto a las escenas eróticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *