Saltar al contenido

Mi primera vez en un club liberal

Mi primera vez en un club liberal

La historia con mi amigo de 43 años continuó. De nuevo me sorprendió y me vi haciendo cosas que jamás pensé que me pudiera gustar. Mis fantasías se desataron. Fue mi primera vez en un club liberal.

Sex Shop de María Ramos

Quedaba con el hombre de 43 años, con el que me podía desmelenar. Le conté mis experiencias hasta la fecha y le hablé de mis fantasías. Entonces me propuso ir de fiesta a un club liberal. Como siempre, al principio me resistí. Pensé que sólo sería una absurda idea, pero como todas las demás fantasías, fue cobrando fuerza en mi mente, hasta que lo deseé.

Una noche decidimos ir. La entrada era gratis para chicas, pero cobraban a los chicos. Al ir en pareja, le costó bastante menos, y pagó todo él. Al entrar un montón de chicos me desnudaron con la mirada. Me sentía deseada y eso me hizo excitarme mucho. Mi amigo me invitó a tomar varias copas, para alegrarme y no sentirme incómoda al pensar en lo que podría pasar. Me solté hablando, llegando a reírme. El hombre empezó a hablarme de sexo, de lo que podría hacer en esa noche, provocándome un morbo genial. Realmente deseaba hacer algo, pero mis dudas interiores eran como un muro que me cohibían.

Mi primera vez en un club liberal

Fuimos a una sala. Una vez allí empecé a enrollarme con mi pareja, al tiempo que nos metíamos mano. Entonces aparecieron chicos que se quedaron en la puerta, observándonos. Movida por la excitación, fui quitándole la ropa con sensualidad, dejando caer miradas perdidas, cargadas de lujuria. Estaba sumida en un estado de ensueño, atrapada por el deseo. Sonreí, haciendo entender que estaba cómoda con la situación y permitiendo que siguieran observando. Enseguida uno de ellos, se la sacó y empezó a pajearse. Otro siguió su ejemplo, y otro más. En total tres masturbándose y otro más que se mantenía a la expectativa.

La situación me envolvía. Estaba fascinada. Era un mundo fantástico, porque los participantes no hacían nada hasta ver una señal positiva. Ya me lo había dicho mi amigo, que en el momento en el que quisiera parar, sólo tenía que decirlo. No había riesgo en absoluto. Me dejé llevar y hundí mi rostro sobre su estómago, besándolo. Sentí su pene rozando mi pecho, endurecido completamente. Y agaché la cabeza, haciendo que la punta de su verga quedara sobre mi cara. Miré hacia los chicos de la puerta, y al ver que mi acción aceleraba el ritmo de las pajas, se me humedeció el coño. Comencé a comerle la polla como loca. Estuve así varios minutos, hasta que uno de los chicos, de treinta y pocos años, se acercó con la polla tiesa al alcance de mi mano. No se lanzó a hacer nada, simplemente se colocó a mi alcance para ver que pasaba. Yo alargué la mano y se la agarré, masturbándolo. Los otros dos que se estaban pajeando también se acercaron, y el que sólo observaba se empezó a pajear. Dos más se aproximaron quedando detrás de éste. La excitación era total… no podía más.

Mi primera vez en un club liberal

Estaba temblando. Tal vez en otras circunstancias no me habría atrevido a hacer nada, pero en ese momento sí me atreví. Me puse a comer dos pollas más. Una me la metí en la boca, la otra la agarré con la mano y la de mi amigo la dejé suelta. Pero, por alguna extraña razón, me corté. Dejé las pollas y me acerqué a mi amigo. Se lo comenté y fue él quien habló por mí. Dijo que no estaba preparada para llegar tan lejos, que era mi primera vez y que estaba descubriendo este mundo. Los chicos lo aceptaron sin más y se fueron a otra sala. El hombre se quedó conmigo un rato, pero al ver que estaba cohibida, decidió buscar fiesta con otra chica. Yo lo esperé en la puerta y cuando terminó nos fuimos. Tal vez podría haber llegado más lejos, y realmente lo deseaba. Pero no pude. Era mi fantasía y, debido a mi juventud, sabía que tenía tiempo para realizarla. Así que me tranquilicé un poco y esperé una oportunidad que surgiera con mayor naturalidad.

Además de quedar con este hombre, seguí quedando con chicos del chat y la siguiente experiencia que os voy a contar fue la que me ocurrió con humillada por un depravado.

Anterior | Secretos íntimos | Siguiente

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
María Ramos

Siempre he sentido pasión por el erotismo. Pero no de una forma vulgar, sino desde la sensualidad y el deseo del buen arte. Y por eso hablo de todo ello en mis artículos. También cuento mis experiencias sexuales en Secretos íntimos y vendo material casero en mi Sex Shop.

correo María Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (5)

¡ Pero si te acabo de leer una entrevista donde dices que eso de ir a un club liberal lo tienes pendiente !

Responder

Claro, porque aquí me quedé con las ganas de llegar más lejos.

Responder

Hija mía …. Lo tuyo es un no parar … No conozco esos clubs , pero estoy aprendiendo , seguiré tus letras , me gustaría saber , si estas experiencias merecen la pena y unen o destruyen la relación ? …

Responder

A nosotros nos unen porque ayudan a tener viva la fogosidad en las relaciones. Porque piensa que cuando quedas con alguien por primera vez, tienes un nerviosismo súper excitante que, una vez coges confianza, se va apagando. Quedar con terceras personas, otras parejas, clubs liberales… hacen que esa sensación siga viva y desde luego que ayuda a que la relación se fortalezca.

Responder

Joder dicho así parece fácil Pero la sensación de que tu pareja este gozando con otros hombres delante tuya . Me crea inseguridad . Te asaltan miedos a que ella te deje … No se …..será que todavía me falta mas seguridad en mi mismo …

Responder