Saltar al contenido
Hola invitado, Inicia sesión o Regístrate | Ayuda |

Mi sueño más pornográfico

Esta mañana me he despertado con el recuerdo de un sueño muy especial. Tengo que reconocer que ha sido más fuerte que ningún otro sueño erótico. Me he despertado húmeda y por suerte tenía a Julio al lado para echar un monumental polvo…

Estaba en una clase, en el instituto, con Julio y montón de gente más. Pero estábamos solos, sin profesores ni nadie adulto. Entonces Julio le dijo a un chico, que estaba muy salido, que yo era la tía más guarra y que podría proponerme todo lo que quisiera, que yo lo haría. Entonces el chico empezó a grabarme con el móvil y lo primero que pidió fue que follara con Julio delante de todos. Por supuesto lo hicimos, mientras ese chico nos grababa de cerca, de lejos, primer plano de la penetración, las expresiones de mi rostro…

Después de eso la fiesta continuó. El chico pidió que se la comiera a uno de los chicos que había. Y así lo hice. Mirando a Julio, y al móvil que me grababa, hice una monumental mamada disfrutando de cada centímetro de verga. Seguidamente me pidió que me dejara manosear por todos. Y así fue. Cada vez que me proponía algo mi excitación crecía y crecía. Yo como una perra en celo miraba al chico, deseando que me volviera a pedir algo nuevo, más perverso y atrevido. Pero todo este tiempo él se limitaba a mirar, a gozar con sus fantasías cumplidas y a grabar.

Mi sueño más pornográfico

Durante unos minutos el chico se distrajo (tal vez pensando en su siguiente proposición) y yo, por mi cuenta, me enrollé con otra chica sólo por calentar aun más al chico. Ya ni pensaba, sólo me dejaba llevar en una odisea de morbo y deseos contenidos. Y digo contenidos porque en ese momento me apetecía hacer una orgía con todos los que había presentes, pero estaba limitada a lo que me propusiera al chico. Entonces me acerqué a él, cachonda perdida, suplicándole que me pidiera más perversiones.

Su siguiente propuesta aun superó los límites de las transgresiones: Me pidió que me desnudara, que me pusiera en el suelo de rodillas y que me preparara para una lluvia dorada. Eso siempre ha sido para mí tabú, pero en aquella ocasión me sentí como la puta de un desconocido y estaba dispuesta a que me violara por satisfacer sus deseos. Y a partir de entonces Julio se desvaneció y era yo, sola, a merced de un montón de chicos explorando sus más perversos deseos. Me meó encima, sobre la cara, humillándome. Pero lejos de desagradarme, aun me excitó más.

Ya lo siguiente que recuerdo fue que me pusieron una correa y a cuatro patas, me llevaban a un chico y a otro para que se las mamara. Mi delirio era tal que incluso hasta estaba deseando que todos me violaran, que lo grabaran todo y se subiera a esta web para que todos puedan disfrutar de las fantasías de un pervertido al que decidí complacer. Uno de ellos, cuando fui a mamársela, me agarró del pelo y me folló literalmente la boca. Lo hizo a lo basto, mientras los demás me sujetaban para que no me pudiera apartar. Pero yo no me resistía, sólo me dejaba llevar deseando que se corriera para satisfacerlo completamente. Y así continuaba con los demás… cuándo desperté.

Mi sueño más pornográfico

Desde luego estaba completamente húmeda. Julio estaba durmiendo y lo desperté acariciándole la polla. Apreté mi cuerpo contra el suyo y empecé a rozar mis partes íntimas para terminar de ponerlo caliente. Quería que me follara, que me penetrara con todas sus ganas y satisfacer el deseo que me había despertado el sueño. Y así fue. A los pocos minutos la tenía super dura y dio la vuelta para arrancarme el pijama y metérmela con todas sus ganas. Y así follamos durante una media hora, a tope, hasta que me corrí una única vez, pero fue tan intensa como 5 veces uno normal. Y me quedé totalmente satisfecha. Y, cómo no, esta mañana tenía que venir aquí a contarlo.

¿Qué os parece la experiencia? Para mí divina. Pero… ¿tan pervertida estoy? No creo…

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Nota media: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Mi mujer y yo lo leemos y nos ponemos cachondisimos. Esta vez a leído ella mientras la comía el coño. Joder vaya chorro que me ha echado al correrse . me encanta gracias

Responder

Que morbo… mmm

Responder