Saltar al contenido
Login | Registro | Ayuda |

Revelando fantasías sexuales

Revelando fantasías sexuales

Hacía tiempo que el buen tiempo había llegado a Madrid. Cada vez Mario y yo pasábamos más tiempo en la calle. Además faltaba poco para las vacaciones de verano. Lo que, muy a mi pesar, iba a significar que apenas iba a poder estar con Mario. Pero eso nos animó a vernos por internet y darle picante a la relación, revelando fantasías sexuales. Este es el capítulo 7 de Ester en la intimidad.

Lo que a ambos no nos hacía mucha gracia, porque eran las vacaciones más largas y nos hubiera gustado pasar mas tiempo juntos, ese tiempo que durante el curso no podíamos pasar por tareas y exámenes. Lo único bueno era que siempre podíamos estar en contacto y vernos aunque fuera por videollamada y así contarnos qué tal las vacaciones en la playa o en el pueblo, entre otras muchas cosas claro.

Por ese motivo, antes de que nos fuéramos de vacaciones con nuestras familias, estuvimos revelando nuestras fantasías sexuales, qué nos gustaría hacer, dónde nos gustaría hacerlo y cómo nos gustaría hacerlo. Así el tiempo que estuviéramos separados al menos podríamos imaginarnos esa fantasía.

Quinatesencia: Gratis en Steam

Para mí un lugar ideal para hacerlo sería en una piscina o en la playa por la noche. Aunque son horas que ya a penas hay gente, siempre puede pasar alguien y subirte la adrenalina pensando en si te van a ver o no. A Mario no le gustaba tanto esa idea. Él prefería algún sitio más íntimo, como un trastero o en el salón. Y he de reconocer que ambos sitios, aunque fueran incómodos tenían su punto. Bueno los míos tampoco es que fueran mucho más cómodos.

También nos prometimos que teníamos que, durante el tiempo que íbamos a estar separados, pensar en una fantasía, en una fantasía que se pudiera cumplir cuando nos volviéramos a ver. Algo que animase al otro después de las vacaciones. Mario lo tenía clarísimo, le gustaría que me disfrazase de algo, le daba igual de qué y hacerlo con ese rol. Me encantaba la idea.

Yo aún lo tenía que pensar, tenía deseos con alguna fantasía en concreto. Me gustaría que fuera Mario el que llevase toda la iniciativa un día y otro día que fuera yo sola la que tomase las riendas. Que hiciéramos uno con el otro lo que quisiéramos durante un momento. Para ello quería pasarme de nuevo por el sexshop y comprar un par de cosillas mas. Había visto un picardías que me había gustado y quería sorprender a Mario en una videollamada con él puesto.

También me compré un consolador. Sabía que iba a estar mucho tiempo sin poder hacerlo junto a Mario y por lo menos quería tener la sensación de sentir algo dentro de mí. No quería ni mucho menos sustituir a Mario pero por lo menos tener algo que me recordarse a él mientras me imaginaba que lo estábamos haciendo.

Al llegar las vacaciones empecé a echar de menos enseguida no tener a Mario a mi lado, juntarnos piel contra piel y acariciarnos. Así que cuando estaba sola en casa siempre intentaba tener esa sensación, tocándome mis partes íntimas y recordando cómo gemía Mario. Me ponía a gritar mucho, así que tenía que tener la casa para mí sola, o que Nacho estuviera jugando a la Play. Que aunque tenía mucha confianza sobre el tema con mi hermano, todavía seguía teniendo algo de vergüenza de que me oyese.

Revelando fantasías sexuales

Al principio dejé el consolador un poco de lado, más que nada porque no quería que mi padre lo descubriese, al igual que el picardías. Pero pronto descubrí que podía ser un buen sustituto de Mario, siempre y cuando pasase largas temporadas sin verle. Cuando le usaba siempre pensaba que estábamos en la playa tumbados sobre la arena acariciándonos y besándonos como dos apasionados a la vez que hacíamos el amor.

Un día en una de las tantas videollamadas que hicimos aparecí con el picardías y fue todo un acierto. A Mario le encantó. Se puso como loco, incluso me dijo que se había corrido enseguida. Fue tanto el éxito que tuvo que siempre que podía me le ponía. Incluso Mario me dijo en una de las conversaciones que tuvimos que siempre se acordaba de mí con el picardías y que eso le ponía cachondísimo.

He de reconocer que a mí también me gustaba como me quedaba, especialmente con el moreno que estaba cogiendo mi piel en la playa. Y Mario también estaba divino en bañador. Estaba super mono. Así que también pensaba en él mientras me tocaba por mis partes íntimas. También pensaba en esas videolladamdas revelando fantasías sexuales.  Intentaba hacerlo de todas las maneras inimaginables según me había enseñado Nacho y la verdad es que funcionaba, estaba super a gusto haciéndolo. Lo que no quitaba a que prefiriese hacerlo con Mario. Con él era otro nivel, otras sensaciones.

Si te ha gustado... ¡Compártelo!

 

Entra al grupo de Telegram ahora

Entra al grupo de Telegram para hablar sobre erotismo. Podrás hablar con profesionales como Lilith que te ayudarán con cualquier consulta que tengas, pero sobre todo entra a nuestro grupo de telegram para divertirte y disfrutar con nosotros. Además accederás a un sorteo de un pack de juguetes sexuales valorado en 100 euros. Te esperamos dentro 😈

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *