Saltar al contenido

Rollete de una noche

Rollete de una noche

Me encontraba abrazada por mi amiga, con Andrés metiéndole mano y tratando de desnudarla cachondo perdido. Yo tenía las tetas fueras y un calentón que a penas podía controlar. Mientras me daba algunos besos más con Ester, el chico le bajó los pantalones, le apartó el tanga y se sacó su polla. Quería follar.

Sex Shop de María Ramos

Hundí mi cara en el cuello de mi amiga. Estaba excitada, pero a la vez no me podía creer lo que estábamos haciendo y me entró vergüenza. Sin embargo ella levantó un poco el culo para que Andrés pudiera penetrarla. Pero sólo le rozó el culo con su polla, porque tenía una posición incómoda para meterla bien. Entonces alargó su mano y me manoseó un pecho. Sentí que otra vez el morbo le ganaba a la vergüenza. Saqué mi cara del cuello de mi amiga y lo miré, sonriendo. Quería disfrutar de ese momento. Quería que los tres gozáramos. Me estiré para darle un morreo a él también. Me encantaron sus besos húmedos, llenos de pasión y deseo. Me absorbía los labios dulcemente, mientras sus manos recorrían mi cuerpo y eso era suficiente para volver a experimentar esa sensación que tuve con Hugo.

Rollete de una noche

Ester se sentó encima de Andrés. Lo hizo lentamente, hasta que consiguió hundir la polla en su vagina. Le cogí de una mano y sentí como le temblaba todo el cuerpo de excitación. Después, también poco a poco, empezó a moverse de arriba hacia abajo, mientras el chico le besaba y le metía mano con movimientos suaves. A través de su mano sentí como le provocaba placer cada envestida. Ester gritaba de gusto y yo era su cómplice. Cada suspiro le acercaba al éxtasis. Cada embestida era le acercaba al clímax. Cada gemido desgarraba el placer. Y yo estaba unida a ella apretándole la mano, pero lo sentimos como una sola. Éramos amantes en silencio. Y el chico me miraba y se calentaba más. Veía la conexión que teníamos entre las dos y le gustaba. ¿Cómo no iba a gustarle? Estaba con dos jovencitas que experimentaban su sexualidad juntas. Era el deseo de cualquier chico. Finalmente se corrió dentro de ella, también gimiendo de placer.

Rollete de una noche

Pero el calentón se pasó y volvimos a la realidad: “¿Te has corrido dentro?” le preguntó Ester. “Sí, ¿qué pasa?” le respondió Andrés. “¿Y no te has puesto condón?” preguntó mi amiga alarmada. “¡No! No me has dicho nada.” “Mierda, estoy en el periodo de descanso” Ambos empezaron a ponerse nerviosos. “Te tendrás que tomar la pastilla del día después” traté de ayudar. “Pero aquí en el pueblo nos conocen en todas las farmacias” respondió mi amiga. “Bueno, yo la compraré en Almería y bajaré mañana por la tarde a dártela”. Lanzó un suspiro de alivio y dijo “vale”. Menos mal que el chico es muy buena gente. Y así quedamos.

Al día siguiente Andrés bajó con la pastilla. Estuvimos un rato hablando, pero con el susto que habíamos tenido no nos entró ganas de hacer nada y sólo hablamos. Y ya no volvimos a verlo más. Nosotras no lo llamamos. Nos habíamos comportado de una forma que no era normal en nosotras. Y él entendido que había sido sólo un rollete de una noche.

Anterior experienciaDiario con Alma | Siguiente experiencia

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Soy una chica morena, delgada y bajita. Me gusta contar mis experiencias sexuales en mi sección Diario con Alma, y también he compartido mi pack de fotos de Alma. Agradecería que me dejaseis comentarios cuando me leáis. Me hace mucha ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (9)

eso es bueno es ricooooooooooooooooooooo

Responder

ricooooooooooooooooooooooooo

Responder

q buenoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Responder

Si con el periodo de descanso te refieres a la semana del mes en la que no se toma la píldora, no hay riesgo de embarazo, pero vamos, que lo que os tendría que preocupar son las ETS.
Váis de listas y de mayores y no tenéis ni puta idea. Está bien que experimentéis, pero hacedlo con cabeza.
Tu con Hugo lo mismo… sin condón, como casi no debe tirarse a tías… A parte de que el hecho de que sangraras no quiere decir que te violase (no opusiste resistencia en ningún momento), sangraste por ser tu primera penetración.
Y la marcha atrás no es muy fiable que digamos… te puedes quedar embarazada igual y pillar cualquier cosa.
Resumiendo, vivid vuestra sexualidad plenamente, pero informaos bien antes. Si os gusta el sexo no debéiss visitar sólo webs porno y/o eróticas, mirad también webs sobre información sexual, que si no el día menos pensado os llevaréis una sorpresa desagradable.

Responder

joder tío no te pases. son chavales jovenes. las enfermedades son cosas de viejos

Responder

No soy un tío, soy una mujer.
Y tu respuesta da muuuuucha pena, ¿por qué razón crees que las enfermedades son cosas de viejos?

Responder

La salud sexual es un tema muy delicado. He preparado este post donde hablo sobre ello:

http://chicaliberal.com/practicar-sexo-seguro/

Responder

Haber ante todo respetar los gustos y decisiones de cada uno que no ay que llevar las cosas a los extremos 🙁

Responder

Me parece que estas consiguiendo hacer una recopilación de pequeños relatos que bien podrían llegar a estar unidos en forma de libro. Has conseguido engancharme con cada uno de ellos, quedando siempre con ganas de mas. Como ahora que ardo en deseo de que publiques nuevas experiencias.

Responder