Saltar al contenido
Login | Registro | Ayuda |

Secretos sexuales de adolescente

Secretos sexuales de adolescente

Tengo muchos secretos sexuales de adolescente. Negarme a las experiencias diferentes nunca fue mi debilidad, atribuyo mucho potencial a mi mente. Desde imaginativo hasta inventador, pienso y puedo hacer, nada me detuvo nunca, el sexo lo custodiaba como mi joya. Nunca farfullé ni comentaba nada, si lo querían descubrir era su problema. Actualmente tengo 28 años, casi 11 años desde mis primeras experiencias y lo demás fue lo mejor que pude hacer.

Me conocí en la masturbación y la sensación de placer me arropaba con goce. Pero mi orientación sexual siempre estuvo en la balanza ¿qué era lo que realmente me gustaba? Pensaba en hombres, pensaba en mujeres, encendido como vela.

Me atraían con madurez los chicos que yo consideraba guapos; así como las chicas con sensualidad. Mis encantos nunca tocaban la realidad y me daba miedo entrar seriamente con alguien. Me gustaban chicos y chicas, me gustaba darme placer, me gustaría (pensaba en ese momento) que me dieran placer. Mi primera vez fue con una chica, cogimos y me sentí bien, me realizó sexo oral, aprendí del porno un poco. Al acabar me sentí bien pero no satisfecho, se repitió varias veces, y cada vez era igual, nada cambiaba. Un día ya no realizaba erecciones cuando ella intentaba excitarme, sabía que algo fallaba.

sexshop de ErotismoSexual

No sabía si era angustia, rechazo, tristeza, no lo sé. Un día, navegando en internet consigo una publicación sobre masturbadores masculinos. Este aparato era como una especia de vibrador que se colocaba en el pene, lo intenté. Al principio era placentero sentir las vibraciones, o quizás estaba estresado, lo cierto es que suscitó algo diferente. Al sentir las vibraciones me ido curiosidad sentir más así que desplacé el vibrador del pene al ano, todo cambió. Si el cielo tuviese un nombre, era ese momento.

Me excité, retorcí los pies, gemí, me mordí los labios, me gustó. Comprendí que ahí no culminaba mi placer: había más cosas que quería experimentar. Así mismo recobré mi excitación por las mujeres y cuando tenía sexo con alguna me estimulaba el ano para sentir placer. Ellas no me veían, temía al rechazo, era mi propio secreto. La curiosidad que mata al gato se usa para descubrir el camino a la libertad.

Internet haciendo de las suyas me ha mostrado unas recomendaciones sobre vibradores a distancia, tuve curiosidad. Aunque son productos para mujeres adquirí uno por verlo pequeño y que pasaría desapercibido. Lo manejaba a mi gusto, en las fiestas, con alcohol, cuando sentía la necesidad en cualquier momento del día. Podía dar libertad a mis secretos sexuales de adolescente.

Secretos sexuales de adolescente: Trío

Con el tiempo conocí en una fiesta a unas personas agradables, nos hicimos amigos y salimos en ocasiones. Una de las chicas se asumía “mente abierta” y llegamos a realizar un trio, bajo los efectos del alcohol. Primera vez que estoy con dos personas a la vez, primera vez que tengo sexo con un hombre y una mujer. Ya las cosas subieron de nivel, conocerme en sexualidad me confundió, no sé si era el alcohol, o solo quise y ya.

Pero mi vida no giraba en torno al sexo, tenía mis responsabilidades como cualquiera. El punto era que me confundía mi orientación y me creaba angustia. Descubrí que me gustan las mujeres y los hombres, me gusta el sexo de todas las formas. En un sexo casual que mantuve con un chico descubrí más cosas raras: la lluvia dorada.

Esto sucedió en varias ocasiones, encuentros casuales y buen sexo, un chico guapo y bueno en la cama. En un momento pensé que iba a acabar en mi pero sin querer fue orín lo que me lanzó. En el momento me quedé extrañado y él me pedía disculpas mientras buscaba algo para secarme. Envuelto en ese olor, en lo cálido que se sentía; se escurría en mí como sudor, me excitaba. Lo tranquilicé y no pasó nada fuera de lo normal. Me fui pensando en ese momento y mientras me masturbaba por el ano volvía intentar la lluvia dorada. Entre lo excitado y relajado, era como acabar pero con otro olor, me podía pasar la mano por los labios y sentir ese sabor.

Secretos sexuales de adolescente: Trío

Mi sexo se dividió en como veo a los hombres, como veo a las mujeres; excitarme de una u otra forma y descubrir. Tuve mis experiencias con tríos donde las esposas, las cuerdas y los látigos dominaban la escena. Esas chicas amarradas y siendo sometidas pero gritando de placer. La luz tenue y rojiza que ambientaba este infierno donde provocaba quemarse con los diablos indicados. Palmadas que recibía, sexo salvaje; palmadas que daba, queriendo odiar a mi sometido. No sentía remordimiento, en el sexo todos e vale, después de eso todo queda en secreto.

Para mi corta edad puedo hablar que utilicé el mejor momento de mi vida para el sexo. Juguetes, lubricantes, vibradores (en público, inclusive) mordazas, etc. Momentos donde descubrí la libertad de permitirme sentir placer, de descubrir cosas cada vez más locas. Mis secretos sexuales de adolescente.

Si te ha gustado... ¡Compártelo!

 

Entra al grupo de Telegram ahora

Entra al grupo de Telegram para hablar sobre erotismo. Podrás hablar con profesionales como Lilith que te ayudarán con cualquier consulta que tengas, pero sobre todo entra a nuestro grupo de telegram para divertirte y disfrutar con nosotros. Además accederás a un sorteo de un pack de juguetes sexuales valorado en 100 euros. Te esperamos dentro 😈

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *