Saltar al contenido

Crash Extraños placeres

Crash Extraños placeres

Crash Extraños placeres es una película de 1996 a cargo del director David Cronenberg. Se basó en la novela de J. B. Ballard. Thriller psicológico que en su estreno provocó mucha polémica al tratar de un grupo de gente muy reducido. Se trata del fuerte impulso sexual al tener accidentes de tráfico.

Argumento de Crash Extraños placeres

James Ballard (James Spader) tiene una relación liberal con su mujer Catherine (Deborah Kara Unger). Buscan nuevas formas de experimentar sus deseos sexuales. Una noche James estrella su coche contra el de la Dr. Helen (Holly Hunter) y deben ser ingresados en el hospital. Ambos experimentan una extraña atracción sexual, basada en el accidente. Y comienzan una desenfrenada relación. A partir de ese momento la vida de James y de su esposa Catherine se hunde en un mundo oscuro de Crash (Extraños placeres): peligro, sexo y muerte.

Mi opinión sobre Crash Extraños placeres

Crash Extraños placeresLo cierto es que a mí ese tipo de sexo no me gusta, al contrario. Los accidentes son un tabú en cuanto al sexo se refiere, y no por qué no se pueda hablar de ello, sino porque de producirse alguno me quitaría todo el deseo de mantener una relación sexual. Sin embargo reconozco que la película tiene muchas escenas buenas y entiendo que a muchas personas les guste. Otro de los puntos a favor, y éste sí lo comparto, es la excitación por mantener sexo en lugares públicos. En más de una ocasión vemos como los protagonistas se calientan sin importarles que haya una persona al lado o que otras personas pasen y los vean desnudos. Sin embargo, se le da poca importancia a esto y pienso que en este sentido Crash (Extraños placeres) podría haber ofrecido mucho más.

La crítica de Crash Extraños placeres

Crash Extraños placeresNunca en el mundo del cine se había mostrado un comportamiento tan desviado, como muestran los protagonistas de Crash Extraños placeres. Cronenberg nos propone una historia basada en la desviación psicológica de las personas mediante su corrupción sexual y su deformación física. Es salvaje, peligrósamente excitante. Una película de culto que unos adoran y a otros horroriza. Pero que no deja a nadie indiferente. La idea fundamental es que el mundo moderno se ha vuelto monótono y aburrido, y los protagonistas deben experimentar nuevas formas de excitación sexual. Aunque implique una degradación moral: carne y metal, orgasmo y dolor, éxtasis y muerte.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on TumblrPin on PinterestShare on WhatsappEmail this to someone