Saltar al contenido

Infancia pervertida, inocencia perdida

Infancia pervertida, inocencia perdida

Muchas veces nosotros, como padres o con cierta experiencia en la vida, podemos ver que los nuevos adolescentes tienen una infancia pervertida. Se ha reducido la edad media de la pérdida de la virginidad, los excesos sexuales están de moda… y así se podría seguir.

¿Por qué se ha llegado a esta situación?

Cada vez es más común ver fiestas más cargadas de sexualidad. La mentalidad del mundo en general se está abriendo, explorando nuevas fronteras. En especial los nuevos adolescentes se abren paso con actitudes muy distintas a las de los adolescentes que dejan atrás. Pero estas actitudes son consecuencia del reflejo del mundo en el que vivimos, cada ves más abierto. Ahora mismo si una chica es virgen, puede ser incluso motivo de mofa entre los amigos. Se ha llegado a un punto, en el que el sexo puede ser un inocente juego para pasarlo bien. Y esto es lo que absorben los jóvenes de hoy en día, de lo que ven al rededor.

La sexualidad en los medios de comunicación

Como podéis ver en el vídeo anterior, hay señales inequívocas del sexo implícito en los productos que consumen los adolescentes. Por ejemplo el raggaeton se ha puesto de moda, cuando es un baile machista donde las mujeres “calientan” a los hombres. Y más con algunas canciones, como la del vídeo, donde se les incita a las jóvenes a tener relaciones con chicos mayores que ellas. Esto, años atrás, se habría considerado un tabú, pero a día de hoy no hay límites sexuales. Cada experiencia que en el pasado nos llevaría a escandalizarnos, hoy se ha situado al nivel de descubrimiento sexual casi habitual. Por tanto hay infancia pervertida e inocencia perdida, lamentablemente.

Infancia pervertida, inocencia perdida

Desviaciones sexuales menos ocultadas

Hay que decir que todo el mundo, en mayor o menor medida, tenemos desviaciones sexuales que se salen de lo habitual. Esto suelen ser impulsos sexuales “distintos”, normalmente reprimidos. En el caso de los adolescentes, ellos todavía no tienen una consciencia propia sobre los que está bien y lo que tal mal. De forma que cuando sientan deseos de hacer algo “distinto” a lo habitual, lo van a hacer. No van a considerar que eso este mal, como un adulto podría hacer. Entonces se mantienen relaciones sexuales de riesgo. Esto deriva embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual y humillaciones en público. Recordemos el mamading, la ruleta sexual o demás fiestas sexuales. Y esto es un problema para la sociedad en general. Y que se origina directamente en Internet.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *