Saltar al contenido

Infidelidad: Motivos y consecuencias

Infidelidad

Hablamos sobre la infidelidad o el hecho de traicionar sexualmente a tu pareja. La traición se identifica con la decisión de mentir o engañar a la pareja, ya que no tienen la menor idea de nuestros objetivos. Algunas personas consideran que pueden ser infieles de pensamiento. Y otras son más liberales.

¿Qué es la infidelidad?

La infidelidad es una experiencia sexual fuera de la relación afectiva, sin su consentimiento. Por tanto, o a partir de ahí, hay muchos matices a tener en cuenta. ¿Desde qué punto se considera infidelidad? Desde el mero pensamiento, cibersexo, sexo telefónico, besos, relaciones sexuales sin penetración… Y dentro del consentimiento tenemos parejas liberales, o que simplemente lleguen a un acuerdo puntual. Entonces una de las personas tendría una relación con una tercera persona, pero no llegaría a ser infidelidad ya que es aceptada por la pareja. Por tanto para detectar una infidelidad hay que valorar estos dos factores. Y cuando esto sucede daña seriamente la relación. De cada persona depende perdonar o no.

Las razones de la infidelidad

Cuando existe una traición suele deberse a una pasión descontrolada o problemas dentro de la pareja. Pero no sólo se considera infidelidad cuando hay contacto sexual, sino que se extrapola a todo tipo de relaciones personales. Normalmente la persona infiel suele buscar experimentar lo que no tiene con su pareja. Aunque también existen las personas infieles por naturaleza, sin motivo alguno. Este tipo de infidelidades suelen ser en menor medida.

Infidelidad: Motivos y consecuencias

La traición

Para comprender algo más acerca de la traición, debemos declarar que la infidelidad se da exclusivamente cuando hay una pareja. Puede ser un romance, vivir una experiencia esporádica, encuentros secretos, un matrimonio paralelo… Y por supuesto la traición influirá en la relación de una pareja.

Las normas del cristianismo para una pareja dictaminan que la relación debe ser siempre monógama y que este tipo de relaciones son inmorales. Traicionan los valores, las tradiciones, las reglas, los tipos de conducta, etc. Por tanto solamente es una cuestión de pareja, afecta a la integridad moral.

Nos instruyen con conductas “ordinarias” y lo normal en nuestra sociedad es vivir como pareja, a la que tenemos que ser fieles. Todo lo que se salga de lo común suele ser motivo de crítica y de conflictos morales. Además la traición suele verse magnificada y puede derivar en ruptura, cuando hay otras culturas que lo ven como algo natural.

Razones para la traición

Hay dos factores fundamentales en la deslealtad:

  1. El motivo principal por lo que se suele dar estos tipos de relaciones paralelas, es el egoísmo y la necesidad de buscar “algo más”. Pero cuando se inicia una relación, a partir de entonces de deja de ser una persona sola, para ser una pareja. Entonces no deberían tomarse decisiones que afecten sólo a uno de ellos, sino que cada nuevo paso en la vida debe ser consensuado. Y esto no se suele dar. No hay relaciones al 100%. De ahí derivan los problemas.
  2. Otra razón derivada de la anterior sería la juventud. No querer tener responsabilidad de nuestras acciones. En la vida suelen darse circunstancias que se empujan a la traición, pero una actitud madura las rechazaría. En cambio hay persona que (ya sea por inexperiencia o deseos incontrolables) se dejan llevar. Por tanto la infidelidad no se daría si la persona es responsable con sus actos (madurez) y acepta el marco social donde vive (la monogamia).

Otros factores de la infidelidad

  • La rutina de la relación. Cuando las personas han estado solas durante muchos años. Entonces pueden sentir deseos de volver a su estado de soltería y lo hacen manteniendo relaciones prohibidas que les hagan volver a sentir vivos. De esta forma satisfacen una curiosidad que no se les permite satisfacer dentro de pareja.
  • Vacío emocional. Hay muchas parejas que inician con mucho amor, pero según van pasado los años se pierden esos sentimientos tan intensos. Entonces las personas pueden sentir un vacío emocional, porque necesitan ser amadas. Y, como no lo tienen en su pareja, lo buscan fuera. Tienen que satisfacer ese deseo de cariño que han perdido. Pero esto habla sobre la crisis de la pareja.
  • La crisis de  la edad. Por ejemplo, la crisis de 40 y así sucesivamente. Es el temor por el paso del tiempo. En los hombres y, en algunas mujeres, pueden sentirse mal según cumplen años. Se dejarían de ver atractivos con respecto a las mujeres. La infidelidad pasaría a ser un método de escape, para poder fortalecer su confianza y sentirse más jóvenes.

Infidelidad: Motivos y consecuencias

Resultados de la traición

Hablamos ahora de por qué no debería existir la infidelidad. Encuentra la realidad detrás de este tremendo tormento de mucha parejas.

Las personas infieles traicionan a las espaldas. En muchas ocasiones la pareja ni descubre que ha sido engañada. Por tanto no tiene ni la oportunidad de defenderse. Cada vez que te decides por una opción terrible, le das la vuelta a tu vida; y hagas lo que hagas, nunca será lo mismo. Se puede vencer, pero las cicatrices permanecen. Y las consecuencias pueden ser tremendas: “Eligió ser infiel a su cómplice, le pilló y se separaron. Rompió una bonita convivencia con su pareja y sus hijos.” A continuación echa un vistazo a cómo aniquilas las vidas de tus parejas cuando eres infiel:

  • Se sienten engañadas
  • Se vuelven más celosas por temor a volver a ser engañadas
  • Sienten que se equivocaron al elegirnos
  • Empiezan a no confiar en nada ni en nadie
  • Dejan de creer en el amor

El daño no termina al romper con la amante, continúa su proceso dañino incluso después de que eso suceda. Es un hecho que corrompe las relaciones y las personas desde dentro, incluso aunque no se descubran.

Publicaciones con infidelidad:

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email