Saltar al contenido
Hola invitado, Acceder | Ayuda |
Ganar dinero con Bitcoins y criptomonedas

Secreto 30 de Irene

Secreto 30 de Irene

Fui a casa de mi abuela de nuevo y lo vi él me sonrió y me dio un beso. Estaba tan emocionada que quería tener que evitar cortar con él por mi amiga. De nuevo estaba dispuesta a todo por conseguir lo que quería.

  • Chico: Cuanto tiempo sin verte, te echaba de menos.
  • Yo: Yo también, pero me tienes que ayudar amor, azucena se ha enterado de lo nuestro.
  • Chico: ¿Cómo se ha enterado?
  • Yo: la bocazas de mi prima se lo contó y ahora esta muy enfadada conmigo.
  • Chico: ¿y que tengo que hacer?
  • Yo: Pues voy a grabar una simulación con mi móvil que cortó contigo.
  • Chico: ¿Te ha pedido ella que cortes conmigo?
  • Yo: Sí.
  • Chico: ¿ Y tú le vas hacer caso?
  • Yo: Desde luego que no, pero es la única amiga que tengo y no quiero perderla.
  • Chico: Vale, venga enchufa el móvil y hagamos esto rápido que tengo ganas de comerte.

Grabamos la conversación y nos partimos de la risa los dos, vimos a su amigo que se acercó a mi a y me dio un abrazo.

  • Amigo: ¡Que guapa! ¿Por qué no me has avisado de que venias?
  • Yo: No tenía tu número, se lo estaba pidiendo al tu amigo en este momento.
  • Amigo: Bueno dame un beso.
  • Yo: Es que me han salido llagas en la boca, y me duele que no veas.
  • Amigo: Ah, vaya que mala suerte ¿y tu amiga no ha venido?
  • Yo: No, déjala que se quede allí que esta bien.
  • Amigo: Me voy a mi casa a comer, cuando termine bajo a casa de tu abuela y te toco.
  • Yo: Vale hasta luego.
  • Chico: ¿Cuándo piensas cortar con el?
  • Yo: Se enfadará contigo.
  • Chico: Vaya lío. Si la verdad es que sí, así que tenemos que evitar que me vean mis amigos si no se lo dirán a él y se armaría una buena.
  • Yo: Bueno me subo a comer, luego nos vemos hasta luego.
  • Chico: Venga…

Al día siguiente fui a casa de mi amiga y le enseñé la grabación.

  • Amiga: Ósea que se enrolló contigo para olvidarme, pero no lo ha conseguido ¡hay que bonito! No pongas esa cara tan triste, hay as chicos vamos a jugar a las Brazts. Ah, por cierto, ahora que no estás con el ángel no tendrás que ir a casa de tu abuela para nada.
  • Yo: Tengo a mi abuela allá.
    Amiga: Sí, pero no lo veas tanto que lo vas aborrecer. Que pase un mes largo y entonces ves por ahora no y si te obligan pues haces lo que sea para quedarte.
  • Yo: Tía que mala que eres.
  • Amiga: Será por que estoy aprendiendo de ti.
  • Yo: Yo no soy mala.
  • Amiga: No, eres un ángel…
  • Yo: Tampoco pero…
  • Amiga: Silencio o vamos a jugar o no quieres.
  • Yo: ¡Sí!

Secreto anterior | Secretos de Irene | Secreto siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *