Saltar al contenido
Hola invitado, Acceder | Ayuda |

Sexo fingiendo inocencia – El placer absoluto

Sexo fingiendo inocencia

Fue este Domingo que pasó el sexo fingiendo inocencia, buscando el placer absoluto. Le dije a mi esposo que iba a visitar a una tía(hermana de mi madre) que a él siempre la ha caído mal y cuando yo voy allá, él ni siquiera llama allá para preguntar si estoy allá o no. Esa era la coartada que yo uso siempre y siempre me funciona, bueno hasta el momento.

Como tú me dijiste que me hiciera pasar por una mujer “Semi-inocente” entonces me fui a donde una colega a que me prestara una minifalda. Me prestó una que me hace ver los muslos gruesos, sin medias. Blusa de abotonar blanca. De ropa interior negra de encaje trasparente.

De ahí salí a un centro comercial no muy grande a mirar vitrinas, con la intención que algún hombre se fijara en mí y con la posibilidad que me siguiera. Cuando me percaté que alguno me estuviera siguiendo, entonces me detuve al frente de la ventana de un Sex-shop, a mirar artículos de la vitrina, por fuera del local y por el mismo vidrio de la vitrina, el reflejo me di cuenta que se me acercaba.

Hacia que miraba los artículos y a la vez me miraba a mí.

Me pregunta:-Te gustan los artículos que hay aquí? -Sí. Están bonitos (le decía sin mirarlo, sólo a la ventana)

-Cuál te gusta más? Los accesorios, las correas, o las prendas?

-Las prendas.

-Cómo cuáles?

-Esas de colegiala, bueno los babydoll también. Hay cosas muy bonitas ahí

-Te gustaría que te regalara una de esas?

-Uyy! Qué le pasa? (lo miré de frente)

-Perdona si te molesté. Te puedo invitar a tomar algo o un helado?

-Usted es como muy lanzado. No!

-Insisto.

Lo volví a mirar diciéndole:

-Usted siempre es así? De atrevido.

-Sólo con mujeres tan lindas como tú

-Gracias! (sonreí)

-Entonces, sí?

Le sonreí de nuevo diciendo:

-Bueno. Está bien.

Empezamos a caminar y llegamos a una heladería del mismo centro comercial y nos sentamos, él llamó a una mesera y nos llevó la carta de helados.

Yo escogí el más sencillo, para que no pensara que soy aprovechada ni interesada.

Ya traen el helado y me va diciendo:

-Tienes unos muslos bonitos.

-Gracias!

Sexo fingiendo inocencia

-Dónde vives?

-Yo no soy de aquí, vine a visitar a una tía, pero ya mañana me voy.

-Por qué tan pronto?

-Porque vine a hacer una diligencia y ya me regreso.

-De dónde eres?

-Eres como muy confianzudo, no cree?

-Y como mañana te vas, no podemos ir a otro sitio? Digo, para conocernos.

Lo miro fijamente.

Lo describo: No es bonito, pero viste bien, tampoco es muy joven, es ya maduro. Lo digo porque no me gustan las cari-bonitos, ni los que se creen Don Juanes.

-Caminar por ahí, así puedo apreciar mejor tu cuerpo y tus muslos.

Sigo comiendo el helado, le pregunto:

-Y tu esposa? Porque supongo que eres casado

-Separado y libre.

-Tienes hijos? Cuántos?

-La parejita. Pero viven con ella. tú? Tienes hijos?

-Nos vamos? (le digo yo cortándole. Al decirle nos vamos, le estoy insinuando que si puedo irme a caminar con él)

Paga y nos paramos, nos vamos caminando despacio. Los hombres me miran. Salimos del centro comercial y vamos caminando un poco en silencio. El me vuelve a preguntar.

-No me has contestado ¿Tienes hijos?

-Ay! Mira esa niña tan linda! (digo para seguir distrayéndolo)

Al saber por donde quedan residencias, hago que nos vayamos acercando sin decirle nada, como en forma inocente.

El me dice al pasar por frente de unas más o menos bonitas y elegantes:

-Entramos?

-Qué le pasa?

-Pues, para irnos conociendo.

-Siempre eres tan atrevido?

Se me acerca al oído diciéndome:

-Con esa carita que tienes tan linda, en una ciudad sola, con esos muslotes tan ricos.

No crees que te mereces una revolcadita antes de irte?

Seguimos caminando y lo voy acercando a unas residencias que son muy sencillas, es una casa de sólo 2 plantas.

La típica con las maticas a los lados de la entrada.

Espero que él me vuelva a decir:

-Entonces que mamacita rica? Vamos a revolcarnos un ratico? Te garantizo una muy buena bajada al pozo y
una polla que te vas a atragantar, bien cargada de lechita, como para que no la desperdicies, que la tragues todita, y luego si te empujo esos miaditos por esa cuca que debe estar que se moja, cierto?

Te confieso que ya estaba que le decía si y al ya pasar por la misma cera de dichas residencias, le digo:

-Está bien. Entremos aquí. (entro yo primero y espero que el timbre)

Sexo fingiendo inocencia

Se demoran unos instantes en abrirnos y mientras tanto el me soba los muslos, me levanta un poco la minifalda para sobarme las nalgas antes que nos abran.

Nos abren.

-“Sigan por favor! Bienvenidos”-dice la mujer que nos abre indicándonos el pasillo.

Esperamos que ella siga adelante indicándonos, se detiene. Son las 3:30 de la tarde.

La mujer nos pregunta:

-Cuanto tiempo se van a quedar?

Como no contesto, ella añade:

-El ratico son 2 horas y media (nos hace entrar a una y nos dice) Tiene su baño, su televisor con cine porno, su mesita de noche, papel higiénico, toalla y si desea preservativo la señora, me dice cuantos.

-Eh, uno(digo yo)…eh no, mejor 2 por si de pronto se rompe.

-De sabores o sencillos?

-Sencillos.

-Algo de tomar? Cerveza, gaseosa, o algún licor?

-2 cervezas (dice él) Pero al clima

-Me cancela, por favor, son…

El canceló. Al cerrar la mujer la puerta empezó a desabotonarme la blusa y a besarme en la boca.

Hice lo mismo. Tan pronto como le desabroché el pantalón, la mujer golpeó a la puerta.

Nos entrega las 2 cervezas y a mi me da los condones diciendo:-Sin sabores como usted los pidió. Que pasen un buen rato.

-Gracias! (dice él)

Ya cerrada la puerta el me dice:

-Sabes porque te pasó a ti los condones?

-Por qué?

-Para qué me los pongas con la boca. Pero tú me vas mamar sin condón. Agáchate a mamar (dijo empujándome de los hombros hacia abajo)

Hice como no queriendo la cosa, pero él me sujetó y lo engullí bruscamente

-Uff Qué rico lo mamas!…Te gusta?! Ah?!

Como no digo nada, sigue:

-Me encantan tus tetas, tus nalgas, pero lo que más me gusta es tu carita…de mamadora.

Pasados 2 minutos y algo más, no se cuanto. Me dice:

-Ya levántate y échate sobre la cama, eso, Ahora levanta tus muslos y ponlos en mis hombros que te voy a dar clavo como te lo prometí.

-Espera, espera, Te pongo el condón

-No que condón ni que nada, sin eso. No me gusta con condón.

-Sin condón, no.

-Vaya si serás puta! Las putas son las que saben muy bien colocar un condón con facilidad y más con la boca

-Puta o no, sin condón no lo hago.

Aceptó que se lo pusiera y me penetró. con mis muslos sobre los hombros de él.

Podía ver como su polla erecta entraba y salía de mi chochal.

Cuando ya estaba a punto de eyacular, se retiró de mi vagina y se despojó del condón haciendo que yo lo tragara. Eyaculó y lo retiré con asco dejando salir el semen en hilo. Pero si me pasé algo. Me entré a duchar sola no dejé que él se duchara conmigo. Me vestí y al salir los dos, la mujer antes que saliéramos nos dio a cada uno, una tarjetica de las residencias diciéndonos.

-Que vuelvan!

Salimos. El me preguntó que para dónde me dirigía. Le dije que para donde la tía. Me dijo que me acompañaba, pero le dije que así estaba bien. Entonces me dice:

-Estuvo rico el polvito, ¿cierto?… Eres buen polvo! A pesar que te hace falta experiencia en moverte en la cama. Para una próxima ves, muévete más cuando te revuelques con alguien.

Mire que se fuera sin seguirme y me fui caminando con cuidado hasta donde mi amiga para cambiarme y devolverle la minifalda. Así fue mi sexo fingiendo inocencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *