Saltar al contenido

White Lily

White Lily es una película erótica japonesa, donde dos mujeres mantienen una peculiar relación. Una es una ama dominante que se acuesta también con hombres. La otra es una esclava sumisa que acepta todo tipo de humillaciones porque está muy enamorada.


White Lily

Créditos

  • Título original: Howaito rirî
  • Año: 2017
  • País: Japón
  • Duración: 80 minutos
  • Género: Drama, erótico, dominación, lesbianas, voyeurismo
  • Director: Hideo Nakata
  • Reparto: Rin Asuka, Kaori Yamaguchi, Shôma Machii, Kanako Nishikawa, Ichirô Mikami, Yuki Enomoto, Miki Hayashida, Kôko Itô, Tarô Kamakura, Hisako Matsuyama

Argumento

Un aclamado artista tiene un exitoso taller de cerámica. Pero está ausente debido al problema que tiene con el alcohol. A cargo se queda su alumna más aventajada, que vive con su ama. Ella es una lesbiana enamorada y mantiene una relación BDSM con su amada. Pero se sentirá celosa y curiosamente excitada cuando verá a su señora tener relaciones sexuales con hombres.

Pornografía lésbica light

Hide Nakata, aclamado director de J-Horror (autor de The Ring y Dark Water), vuelve con un fallido film erótico carente de profundidad. En White Lily suceden cosas, más allá del sexo, pero éstas no tienen demasiada conexión y hay saltos demasiado grandes. Por este motivo no llega a considerarse una película erótica, donde hay escenas subidas de tono en un contexto sexual. Aquí el erotismo impregna toda la obra, por encima del argumento. Tanto que se ha descuidado incluso el sentido de la obra, sólo para dar prioridad a las vejaciones que se le hacen a la esclava.

White Lily

Escenas eróticas muy duras en White Lily

Me ha impresionado mucho lo explícito de las imágenes sexuales y lo que ocurre en ellas. A ver, no es sexo explícito literalmente. Son escenas que simulan sexo fuerte, como besos negros, violación o incluso la famosa tijera entre mujeres. No se llegan a ver los genitales, pero sí se insinúan muchos tipos de prácticas, algunas de ellas perversas. Por ejemplo en una de ellas la esclava sumisa le hace sexo oral a la dominante ama. No se ve como chupa sus partes íntimas, pero sí se simula chupando una flor. Sin embargo en otra escena la ama le chupa los dedos de los pies, como si de una polla se tratara. Por tanto son escenas muy morbosas, que no llegan a ser pornografía, pero poco le falta. Y el hecho de tener un argumento pobre, es lo que acerca más White Lily a al porno.

White Lily

Sumisión, voyeurismo y aberraciones

Uno de los máximos exponentes de esta película es el personaje de la sumisa. Ella es capaz de hacer todo lo que le dice su ama, incluso con mucho placer. En la escena donde le hace sexo oral, se le ve que disfruta mucho. Tiene una sonrisa en la boca de oreja a oreja. Luego se la ve celosa cada vez que su amada se acuesta con un hombre. Pero curiosamente les escucha al otro lado de la puerta y acaba masturbándose oyéndolos follar. Parece incluso que disfruta con las infidelidades de su pareja. Y por último “acepta” que uno de los amantes de su ama la posea. Pongo acepta entre comillas porque esa escena bien podría pasar por una violación. La sumisa no quiere, pero su ama la obliga a estar con él. Incluso la fuerza para que le haga una mamada. Una escena brutal, que clasificamos como violación, aunque al ser una relación tan especial, podría tratarse sólo de una vejación más.

White Lily sex oral

La mayor perversión de White Lily: la ama

El personaje de la señora dominante es brutal. Es una mujer que disfruta del sexo en todas las condiciones. Al principio de la película se le ve como tiene una relación lésbica con su esclava, que al mismo tiempo es (o parece) su esclava. Me recordó a The Duke of Burgundy. También mantiene relaciones con hombres, destacando su bisexualidad. Pero lo más perverso de ella, es que parece que disfruta con el sufrimiento de su sumisa. Sobretodo en la escena de la supuesta violación, ella se ríe con mucha maldad, como si lo estuviera pasando realmente bien. Y lo que estaba pasando es que la chica estaba indecisa, temerosa e incluso llegó a decir que no quería continuar. Después ya llegó el caos absoluto. Y aun así después, sigue la fiesta del sexo. Hay otra perversión, que prefiero ni comentarla, porque no es excitante precisamente. Sólo digo que en ocasiones parecen vampiras.

White Lily

¡No te pierdas!

Ver películas eróticas online   Ver pack de fotos hot
Ver escándalos sexuales de famosas   Ver películas porno online
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *