Saltar al contenido
Login | Registro | Ayuda |

Las joyas de Lilith

Las joyas de Lilith

Cuando cae la noche es nuestro tiempo y somos imparables, somos las dueñas de tus deseos más profundos. Tenemos todos los sabores que quieres probar y no seremos buenas. Seremos malas, sádicas, eróticas, pecadoras, tomaremos las riendas del momento con iniciativa perversa. Y debes temernos porque somos expertas en lo que hacemos y lo que queremos. Somos las dueñas de un mundo sin límites, de deseos insaciables, un mundo en rojo y negro donde reinan las joyas de Lilith y su esencia sexual pecadora. Es. una de las joyas de Lilith que podéis leer en la reencarnación del pecado.

Telegram erotismosexual

Lilith se cuela en la Tierra con sus joyas eróticas

Lilith eligió el inframundo como una salida a todas las restricciones que tenía como mujer, viendo en este la libertad para gozar de todo su ser y sus poderes. Poder sentir en cada centímetro de su ser interno y externo los placeres sexuales en total libertad era éxtasis. Pero compadecía a las hijas de Eva en el mundo terrenal. Mujeres como ella lo fue un día, oprimidas y con una energía sexual inexplorada, limitadas por las leyes del hombre.

La diosa del inframundo ansiaba tomarlas bajo su abrigo y mostrarles su poder oculto. Por lo que en su infinito poder, creo una serie de joyas que llevarían parte de su esencia. Un brazalete, un collar, un anillo, un prendedor y unos aretes, estas serian la forma para que la diosa cruzara al lugar de donde fue desterrada hace mucho. Ella seria líder y madre de todas aquellas mujeres especiales que llevaran sus joyas. Aquellas que estratégicamente según sus actos, lograrían alcanzar una meta y llevar un mensaje.

Las joyas recorren continentes desde tiempos antiguos siempre en busca de aquellas almas que necesiten de Lilith y su esencia. Su representación, la serpiente de lentos y sensuales movimientos pero letal ante el peligro. Por lo que nunca sabrás lo que pueda pasar. Ella mirará dentro de ti y se apoderará de tus más oscuros deseos y necesidades para liberarlos. Sentirás que te consumes en tu propia piel y agradecerás con cada gozo, ser una LILIM.

Las joyas de Lilith

¿Quién no querría ser una lilim? Ninguna mujer se puede resistir y menos si ella te escoge y te mira a los ojos con sus pupilas llenas de fuego. Sentir el poder de la madre diosa Lilith es estar en la punta de la pirámide más alta del mundo, alzar las manos y tocar el universo entero con tus dedos. Es sentir las tormentas más poderosas, ciclones y tornados a tu alrededor, moviendo tu cabello, era tener ríos de fuego a tus pies calentando tu cuerpo. Es por fin tener un alma inquebrantable, es ser mujer y entregarse para gozar y ser gozada. Oh claro que disfrutaras… pero no tanto como las hijas de Lilith.

Cinco hermosas y perversas mujeres perfectamente posicionadas en el tiempo para cumplir con los deseos más pecaminosos de la diosa del inframundo. Desatada y ardiente fue entregando una a una sus joyas para liberar todo su poder sexual. Poder que se ha ido esparciendo lujuriosamente a todas las mujeres y lo seguirá haciendo hasta el final de los tiempos porque es infinito.

Correrás a nosotras tentado a probar un poco de nuestro cuerpo, de nuestros fluidos, de nuestra lengua… de nuestro sexo. Y cada vez que tengas un orgasmo, tendrás un poco de Lilith y la amaras, caerás de rodillas, indefenso, sin poder, sin pensamientos… solo placer; volviendo siempre cuál adicto a buscar una dosis de electricidad que lo active y lo haga sentirse vivo. Te eleva al infinito, quema como el fuego. Nos amen o nos odien, todos quieren coger con una hija de Lilith.

Perversiones históricas

Angelus LLC: Servicios digitales para webmasters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *